Antonia Dell'Ate se va de 'Masterchef' insultando a sus compañeros

Antonia Dell'Ate y Jaime Nava, expulsados de Masterchef. /TVE
Antonia Dell'Ate y Jaime Nava, expulsados de Masterchef. / TVE

La modelo italiana fue expulsada del programa junto a Jaime Nava y cargó contra los concursantes llamándoles «fariseos» y mandándolos «al carajo»

JOSEBA FIESTRAS

Todo fue inédito. Para empezar, por primera vez fueron dos los expulsados porque su trabajo en la prueba final resultó desastroso. Los delantales negros podían recibir la ayuda de sus compañeros salvados, pero si el eliminado caía, su 'pinche' quedaba automáticamente nominado. Todos aceptaron 'bajar a la arena' excepto Carmen Lomana, a la que le tocaba echar una mano a Antonia Dell'Ate y prefirió declinar la envenenada invitación. Así las cosas, la italiana se enfrentó sola al desafio y el capitán de la selección española de rugby eligió a María Castro como acompañante, de modo que la actriz ya es una de las candidatas a la expulsión de la semana que viene en Masterchef Celebrity.

Superada la sorpresa de la doble eliminación, llegó otra aún mayor. Antonia, que durante la prueba se había mostrado hundida, evitó las tradicionales despedidas con buen rollo y optó por cargar duramente contra los 'celebritys'. «Me he sentido sola y con una presión muy grande del grupo contra mi que me ha vuelto loca», argumentó la de Brindissi. «Estabas ida», le comentó el jurado, «y este programa te ha humanizado».

Pero ni por esas. La rabia que llevaba dentro no le dejaba ver más allá y siguió con su ataque. «Si pudiera, los cogía uno a uno y los mandaría al carajo», acometía sin un atisbo de piedad y con lágrimas en los ojos. Y cuando llegó el momento de la despedida final, Eva González quiso tranquilizarla y ella insistió: «Mi llorar ha sido contra los fariseos». Y no quedó ahí la cosa. «No se les puede dar perlas a los cerdos», ironizó la italiana antes de abandonar el formato.

«No escucha»

«Estás siempre a la defensiva, debe de ser porque en la vida te han dado mucha caña», le dijo Santiago Segura. «No escucha, ese es su gran defecto», apuntó Mario Vaquerizo. «Es que no reconoce nada nunca, le pierde su falta de humildad», comentó Carmen Lomana. Boris Izaguirre trató en vano de tranquilizarla y reconducir la situación desde las gradas, pero no hubo forma.

Las miradas alucinadas de Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo Nájera y Jordi Cruz eran un poema. ¡Y menos mal que Martín Berasategui (el chef invitado) ya se había marchado! El cocinero vasco acudió para animar a los concursantes y mostrarles el menú que ha elaborado para la clase business de una aerolínea española. Antes, los aspirantes habían participado en una prueba exterior en Tarragona, donde a pie de playa cocinaron para 80 deportistas de élite.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos