Koldo Serra atraca Bilbao con '70 binladens'

Koldo Serra junto a Hugo Silva. / JORDI ALEMANY

Nathalie Poza, Emma Suárez y Hugo Silva ruedan un thriller «a pie de calle», que la próxima semana se trasladará a las calles de Santutxu

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

«Les llaman ‘binladens’ porque todo el mundo sabe que existen, pero casi nadie los ha visto». Koldo Serra explica el significado del título de su tercer largometraje, un ‘thriller’ del que no quiere dar muchas pistas, pero del que reconoce dos referencias: ‘Tarde de perros’ y ‘La estanquera de Vallecas’. En la primera, Al Pacino asaltaba una sucursal de Brooklyn porque necesitaba el dinero para que su pareja se sometiera a una operación de cambio de sexo; en la cinta de Eloy de la Iglesia, un albañil en paro atraca un estanco de Vallecas y el asalto acaba convirtiéndose en un circo. ¿Qué son los ‘binladens’? Billetes de 500 euros.

Descubriendo el aspecto que gasta la pareja de atracadores que encarnan Nathalie Poza y Hugo Silva se entienden mejor las intenciones de ‘70 binladens’, que el realizador getxotarra rueda durante siete semanas en Bilbao. La reciente ganadora del Goya a mejor actriz se quitó sus galas de la alfombra roja para calzarse un mono azul y agarrar una recortada. Un ojo a la virulé pone la guinda a su look patibulario. «Cuando no ves bien ya se sabe, tienes muy mala leche», apunta esta Bonnie Parker tuerta. A su lado, el Clyde Barrow de barrio, con chándal de yonqui y un peinado imposible. Otro perdedor. «Miramos muchas fotos de atracadores. Y siempre llevan la ropa más cómoda posible, como esta», justifica Hugo Silva.

Emma Suárez también está irreconocible con pelo castaño y ojos verdes. La primera vez que vino a trabajar a Bilbao, recuerda, fue en plenas inundaciones de 1983. «Tenía 18 años y función con Irene Gutiérrez Caba y Encarna Paso en un teatro que ya no existe, el Consulado». Suárez encarna a una mujer desesperada que necesita a toda costa 35.000 euros, 70 ‘binladens’, en 24 horas. Su última esperanza es un banco que concede préstamos instantáneos. Justo cuando se encuentra a punto de cerrar la transacción, irrumpen los atracadores menos glamurosos de la historia.

El bloque de oficinas de la BBK en el número uno de Rodríguez Arias, en desuso desde hace dos años, ha vuelto a la actividad gracias al cine. Cada planta acoge un set: en los sótanos, la caja fuerte; en el primer piso, la comisaría de policía; en el segundo, la entidad bancaria. «Esto no es el atraco al gran banco central, sino una sucursal de barrio, algo mucho más a pie de calle», explica el director de ‘Gernika’. Todos los exteriores del banco se filmarán desde la próxima semana en la Plaza Haro de Santutxu, que estará tomada en la ficción por la policía y los periodistas. Serra se pateó todo Bilbao hasta encontrar ese rincón claustrofóbico entre torres de viviendas, fruto del desarrollismo salvaje en los 70.