El Fant bilbaíno homenajea al guiri que reinó en el terror de pipas

Jack Taylor llegó a España en 1961 procedente de México. En la foto, junto a Arnold Schwarzenegger en 'Conan, el bárbaro', donde encarnaba al sacerdote homosexual./
Jack Taylor llegó a España en 1961 procedente de México. En la foto, junto a Arnold Schwarzenegger en 'Conan, el bárbaro', donde encarnaba al sacerdote homosexual.

El Festival de Cine de Terror entregará su Premio de Honor a Jack Taylor, un actor que alternó la 'serie B' con las coproducciones rodadas en España

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Solo en 1973 trabajó en 'El ataque de las vampiras', 'La llamaban La Madrina', 'Autopsia', 'La orgía nocturna de los vampiros', 'El último escalofrío' y 'Don Yllán, el mágico de Toledo'. Jack Taylor (Oregón, 1936) ha paseado su porte aristocrático en más de un centenar de películas y series de televisión. La profundidad de su mirada azul celeste le ha reservado personajes inquietantes en filmes de 'serie B' a las órdenes de estajanovistas del género como Jess Franco y Amando de Ossorio. Pero también puede presumir de haber vivido el rodaje de 'Cleopatra' de Mankiewicz, compartido plano con Schwarzenegger en 'Conan, el bárbaro', donde era el sacerdote gay que Arnie tumbaba de un puñetazo, y haberse puesto a las órdenes de Roman Polanski en 'La novena puerta' con Johnny Depp.

«He hecho alguna película buena, muchas mediocres y alguna francamente mala. Pero no soy el único», reconoce el actor en 'Jack Taylor, testigo del fantástico', el documental que exhibirá el Fant el próximo 2 de mayo en la Sala BBK. El festival de cine fantástico bilbaíno entregará el Premio de Honor a un intérprete que se ha ganado el cariño de los aficionados al género y cuya filmografía supone un recorrido por el llamado 'terror de pipas' con incursiones en las coproducciones que se rodaban en nuestro país cuando necesitaban a un actor que hablara en inglés. Ahí es nada aparecer en 'La venganza de la momia', 'La hoz y el Martínez', 'Aberraciones sexuales de una rubia caliente', '1492: La conquista de paraíso' y 'Curro Jiménez'.

Nacido en el rancho de sus abuelos, George Brown Randall entendió pronto que las películas del Oeste no se parecían demasiado a las auténticas correrías de los forajidos que escuchaba en casa. A comienzos de los 50, actúa en el show de Jack Benny y coincide con Marilyn Monroe. Y descubre qué es una estrella. Consciente de que no poseía la galanura de Rock Hudson ni el genio de Marlon Brando, baraja emigrar a Italia, pero como no le llega el dinero viaja en coche hasta México y se busca la vida en los estudios Churubusco. Aprende español escuchando rancheras y actúa en 'joyas' como 'Neutrón, el enmascarado negro' y 'La maldición de Nostradamus'.

Jack Taylor en una foto de juventud, en su última película estrenada, 'Wax' (2014), en la que encarna a un 'mad doctor', y en el documental 'Jack Taylor, testigo del fantástico', que se proyectará en el Fant.

El bautismo como Jack Taylor se producirá en Madrid, adonde nuestro hombre llega en el caluroso verano de 1961 formando parte de una comedia musical que se representa en el Teatro de la Zarzuela. El espectáculo fracasa, pero el actor se queda en España. El esclavo griego de Rex Harrison en 'Cleopatra' acaba junto a Manolo Escobar y Rocío Jurado en 'Los guerrilleros'. Y rueda una película tras otra dirigido por Jess Franco, que con los descartes aderezados con desnudos podía llegar a confeccionar otras que sus protagonistas ni siquiera saben que existen.

En cualquier caso, Jack Taylor, reivindicado en los últimos años por directores como Eugenio Mira, que le da un papelito en todas sus películas, tuvo que esperar hasta 'La novena puerta' para disfrutar por primera vez de un doble de luces. Su último largometraje, 'Wax' (2014), le rinde homenaje con un papel de 'mad doctor'.