Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

«Si Coronado me firma el brazo, me lo tatúo»

José Coronado cumple con el ritual de los selfis./B. Agudo
José Coronado cumple con el ritual de los selfis. / B. Agudo

No hace falta un premio para triunfar en la gala de los Feroz: si te gritan mucho en la alfombra roja y hacen algún chiste sobre ti en la gala, es que vas por el buen camino

Carlos Benito
CARLOS BENITO

Parte de la gracia de un evento como la gala de los Feroz es comprobar que, de alguna manera, el cine tiene algo de verdad, que esos actores que vemos en la pantalla existen, que están hechos de carne y hueso y sus sonrisas no son un truco de posproducción. Pero, a la vez, también resulta atractivo vivir en primera persona y muy de cerca la mentira del cine, comprobar cómo dominan sus profesionales la mecánica de la ilusión: una hora antes de que empezase el desfile por la alfombra roja, ya se habían concentrado en el Bilbao Arena un centenar de aficionados que examinaban cómo los operarios daban la longitud correcta a la alfombra roja con un tajo de cúter, porque ese pasillo tan admirado viene en rollos larguísimos que darían para atravesar media Miribilla.

 

Fotos