El primer modelo trans que arrasa en las pasarelas masculinas y femeninas

Krow Kian./
Krow Kian.

Krow Kian nació chica y quiere ayudar a gente que no encaja en sus cuerpos

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Krow Kian se ha propuesto ser el primero en casi todo. En ser el primer modelo transgénero que ha alcanzado las portadas de 'L'Uomo Vogue' y ahora de 'GQ', biblias del mundo fashion. También se ha dejado ver en 'Dazedz' y 'Another Man'. ¿Qué tiene de especial Krow? Algo tan sencillo como impensable hace muy pocos años, que un hombre que nació mujer arrase en todas las pasarelas: masculinas y femeninas. Empezó a despuntar siendo una muchacha y, tras someterse a una operación de reasignación de sexo, ha derribado tabúes, muchos prejuicios y obligado a la industria de la moda a dar un paso adelante y adecuarse al paso de los tiempos. Tres años ha durado su transición, que le ha convertido en referencia de la industria y estandarte de las personas 'queer', sin género definido. Tres años llevan las cámaras grabando el día a día del hombre, hoy por hoy, más pujante y reivindicativo de las pasarelas. «Fueron duros y dejé de trabajar», confiesa.

Pero mereció la pena. Haider Ackermann, Alexander McQueen y Nicolas Ghesquière, director creativo de Louis Vuitton, le tienen en sus oraciones. Y, sin embargo, nadie dijo que lo vea todo de color rosa. En Japón conoció la subcultura del 'cosplay', movimiento derivado del imaginario manga. «Sigo siendo 'cosplayer'. Formar parte de ese grupo me ayudó a reflexionar sobre mi identidad en mis años adolescentes», ha confesado este modelo canadiense de 24 años a la revista 'GQ'. «Allí no importan las tendencias, ni siquiera importa que seas hombre o mujer. Conocí a gente que se planteaba la transición y a gente que estaba en distintas fases del cambio de sexo. Probé a vestirme como varios personajes masculinos, también a disfrazarme de personajes sin género. Y poco a poco empecé a aceptarme. Quizá sin el 'cosplay' no me habría sentido capaz».

«Miedo a no ser aceptado»

Un documental por estrenar –'TRANSformation'– recoge sus incertidumbres y preocupaciones: «Hay más presión a la hora de admitir la transición masculina. Miedo a que no te vean como un hombre, a no ser aceptado». Krow asume que la transexualidad sigue teniendo un perfil mayoritariamente femenino, porque «hay miedo por parte de los 'trans' masculinos a decir que lo son al no resultar visibles».

En una industria que maneja tanto dinero y donde el más mínimo traspié se paga muy caro, esta estrella emergente se ha propuesto ayudar el máximo posible a jóvenes que como él sufren y tienen miedo de dar el paso a un cambio físico. «Esa cirugía fue increíble, un alivio enorme, porque los pechos están ahí todos los días: cuando te vistes, cuando te duchas… Cuando haces lo que sea. Cada vez que miras hacia abajo, te recuerdan que físicamente no correspondes al género al que sientes pertenecer. Así que, cuando me los quitaron, pude por fin mirar hacia abajo y dejar de pensar que estaba dentro del cuerpo equivocado, ya que estaba en transición hacia el correcto», explica. «Supuso una gran emoción sentirme un poco más como el hombre que quería ser».

Puede que haya dejado atrás muchos de los fantasmas que le han perseguido tanto tiempo, pero le sigue aterrando la «tragedia» que atenaza a tantos jóvenes. «Ser un modelo positivo tanto para la gente transgénero como para los demás es estupendo, porque muchos trans han tenido referentes cuyas vidas han acabado en tragedia». Krow tuvo la fortuna de contar en todo momento con el apoyo familiar. «Me siento muy afortunado por el hecho de que mi familia me aceptase y me siguiese queriendo cuando les dije que yo era transgénero. Mi madre al principio tenía miedo de la transición porque tenía amigos que habían pasado por ello y uno de ellos decidió luego que era algo que no deseaba realmente y acabó suicidándose», alerta.

El modelo que amenaza el 'statu quo' de la moda de hombre sabe que muchos chavales que han vivido su misma experiencia se quedan en la calle al ser rechazados por familias y amigos. «Que la gente que se supone que debe quererte de repente deje de hacerlo sólo por el mero hecho de que quieras cambiar tu cuerpo es muy triste, porque sigues siendo la misma persona, el mismo niño que creció queriendo a sus padres. En muchas ocasiones terminan suicidándose porque se sienten solos en el mundo», lamenta. Por eso, además de disfrutar con los focos que le han lanzado a fama, pone el acento en la labor que puede hacer desde el anonimato más discreto. Ha nacido una estrella sensible y concienciada. Se llama Krow Kian.