Las gafas de sol 'Lolita' que unieron a 'influencers' bilbaínas y princesas monegascas

Las gafas de sol 'Lolita' que unieron a 'influencers' bilbaínas y princesas monegascas

Resurgen de nuestra infancia, tienen montura en forma de corazón y se han convertido en la nueva fórmula primaveral de Almudena Blanco, Beatrice Borromeo y Tatiana Santo Domingo

María Calvo
MARÍA CALVO

Sabemos que la moda es cíclica, de extremos, capaz de pasar del minimalismo a la exageración en cuestión de meses. Esta teoría se puede materializar en accesorios imprescindibles como las gafas de sol, que reescriben sus propios códigos de estilo cada temporada. Esta primavera, por ejemplo, resurge la importancia de unos diseños que llegan cargados de inspiración cinematográfica. Durante varios años, estos complementos se han regido por las líneas sencillas y futuristas inspiradas en películas como 'Matrix', donde las monturas se reducían a su mínima expresión. Ahora, cambian las tornas y las gafas de sol vuelven a recuperar la importancia perdida en favor del 'menos es más'. Viajamos del futuro al pasado para rescatar un diseño de esencia 'naïf' que nos transporta a la niñez. Si has visto 'Lolita', la película versionada por Stanley Kubric o Adrian Lyne inspirada en la novela de Nabokov, sabrás a qué nos referimos. ¿Quién no ha tenido de niña unas gafas en forma de corazón? Esos modelos que tampoco han faltado nunca en saraos y fiestas de disfraces, han sido tocadas por la varita mágica de los diseñadores internacionales para convertirlas en una tendencia a la que ya han sucumbido actrices, editoras de moda, princesas europeas e 'influencers' vizcaínas.

El ejemplo perfecto lo tenemos en Almudena Blanco, 'personal shopper', instagramer y colaboradora de Bizkaia Dmoda. En su último post nos recordaba la importancia de tener un blazer de corte masculino en nuestro vestidor. Este tipo de prendas clásicas se deben combinar con piezas 'sport' y complementos divertidos para restarle importancia y compensar el look. De este modo, nuestra bilbaína creó un estilismo 'total black' gracias a una americana negra que se fundía con un mono a tono. Si pensabas que sus 'sneakers' son las que daban el toque definitivo al look, no hay nada más que fijarse en el accesorio más inesperado. Unas gafas de sol con montura de carey en forma de corazón ponían el punto y final a un estilismo impecable y nos daban las primeras pistas sobre lo que se estaba fraguando en el mundo de la moda para los meses de calor.

Ha sido este mismo fin de semana en el Principado de Mónaco donde hemos podido confirmar la teoría: las gafas 'Lolita' se instalarán definitivamente en nuestras vidas. Mónaco el segundo país más pequeño del mundo pero el primero en liderar el podio de una elegancia atemporal que todas y cada una de sus princesas han sabido mantener a lo largo de las décadas. Con motivo del Gran Premio de Fórmula 1 que se celebra cada mes de mayo en este complejo entramado de asfalto de Montecarlo, las mujeres de palacio han desenfundado sus mejores armas en forma de vestidos de verano y complementos que, sin pretenderlo, han ganado todo el protagonismo. En primer lugar, ponemos la mirada en Beatrice Borromeo, la flamante esposa de Pierre de Casiraghi. Esta periodista italiana se cuela todos los años en las listas de las 'royals' mejor vestidas de Europa, gracias a un estilo que se ha comparado con el de la mismísima Grace Kelly. Su último look vuelve a dar razones a la crítica. Esta exmodelo de raíces aristocráticas es una experta en lidiar entre el clasicismo y las tendencias, entre un eterno vestido de lunares y unas gafas 'cat-eye' con montura blanca en forma de corazón. La princesa demostró que la moda regia no tiene cabida en la Casa Grimaldi y que ellas son la bocanada de aire fresco que la realeza necesita.

Al mismo tiempo y en el mismo lugar, como si ambas se hubieran puesto de acuerdo, su cuñada Tatiana Santo Domingo hacía lo propio, defendiendo ese estilo bohemio y personal que tanto le caracteriza. La neoyorkina de raíces colombianas llegaba al recinto de Fórmula 1 en compañía de su marido, Andrea Casiraghi, y dos de sus tres hijos, India y Sasha. En su caso, apostó también por un vestido de corte 'midi', con lunares y flores, y lo combinó con una original chaqueta de rayas que desafiaba las mezclas imposibles de estampados. El toque final lo daban sus complementos: un pequeño bolso de mimbre y unas gafas con montura de carey en forma de corazón, idénticas a las que lució Almudena Blanco hace menos de dos semanas. Si existe alguien capaz de convertir en tendencia todo lo que toca ese es Anthony Vaccarello. El director creativo de Yves Saint Laurent se ha convertido en un indispensable de la familia Grimaldi y ha conseguido dar una segunda juventud a las gafas más divertidas de la niñez. Otra de las firmas que han devuelto este diseño a primera línea de batalla es Takesh, de Niki Takesh, una polifacética artista de Nueva York por cuyos diseños ya suspiraron editoras de moda como Giovanna Battaglia y Leandra Medine Cohen, modelos como Lily Aldridge o actrices de la talla de Alicia Vikander, que llegó a llevarlas para un look playero en aguas de Ibiza.