La peluquera bilbaína que acaba con el pelo encrespado

La peluquera bilbaína que acaba con el pelo encrespado

Yolanda Aberasturi resuelve con dos tratamientos revolucionarios uno de los problemas capilares más típicos del verano mediante nutrientes extraídos de la lana de las ovejas

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Playa, calor... ¡Y humedad! ¡Mucha humedad! Nadie dijo que el verano fuera perfecto. Casi lo es, pero le sobra ese casi. Al menos, en cuestiones capilares que resultan capitales. Porque es en los meses estivales y en melenas rizadas y onduladas cuando más se encrespan los pelos y más complicado resulta domarlos y y suavizarlos. Hacerlos más dóciles, en pocas palabras. Tarea harta complicada, pero... ¿Cabellos indomables, resecos, levantados, electrizados y descontrolados? No todo está perdido. Es más, los expertos insisten en que ahora sí es posible acabar con el encrespamiento y no volver a sufrirlo nunca más.

La estilista y peluquera bilbaína Yolanda Aberasturi trabaja dos tratamientos antiencrespamiento revolucionarios para acabar con un incordio que trae de cabeza a miles de personas: uno con la queratina de protagonista y otro conocido como 'Enzymotherapia'. La elección depende del tipo de cabello. Pero el objetivo es el mismo: resolver la falta de hidratación capital, origen del encrespamiento. Al buscar humedad, el cabello se expande y al no encontrarla se quiebra, rompe y enmaraña hasta apagarse.

La 'Enzymotherapia' está basada en el empleo de bioenzimas para obtener un liso natural y un cabello extrabrillante desde la raíz a las puntas. Las bioenzimas ayudan a catalizar de manera más efectiva, rápida y duradera el alisado del cabello. La cadena proteínica reestructura el pelo de dentro hacia fuera sellando la cutícula y garantizando un alisado entre 3 y 5 meses. «Se finaliza el tratamiento con la nueva 'perfect bond', capaz de sellar los puentes de disulfuro para subrayar un brillo natural», detalla Aberasturi.

La queratina orgánica natural es la segunda de las opciones con las que reconstruir la fibra capilar, sellar la cutícula, aumentar el brillo, reducir el crespo (rizo), facilitar el peinado en liso y aumentar la duración del mismo. «Es clave asegurar la transformación de la estructura capilar de rizado a liso sin romper puentes cistínicos, los responsables de la fuerza y resistencia de nuestro cabello». La duración de este tratamiento oscila también entre los 3 meses y el medio año.

La estilista y peluquera bilbaína Yolanda Aberasturi.
La estilista y peluquera bilbaína Yolanda Aberasturi.

Proceso ecológico «amigable»

Este novedoso proceso incorpora grandes novedades y es radicalmente distinto a lo que se venía ofreciendo hasta ahora. El nutriente 'Juvexin' se extrae de la lana de las ovejas a través de un sistema ecológicamente «amigable». A diferencia de las queratinas hidrolizadas, la contenida en Juvexin permanece intacta. «Consiste en moléculas grandes y pequeñas, de tal manera que las de menor tamaño penetran la corteza del cabello mejorando y reparando cada hebra de adentro hacia afuera. Las partículas grandes se adhieren a la cutícula y crean un escudo sobre cada hebra del cabello restaurándolo desde dentro y protegiéndolo contra los efectos de los rayos ultravioleta, la contaminación, los tratamientos químicos y los rigores del champú y peinados diarios. El resultado es que mejora la textura y reduce el rizo», remarca la estilista que más famosas (y famosos) peina en la capital vizcaína.

Del mismo modo que la genética influye de forma decisiva en la calvicie, también tiene mucho que ver con que nos toquen unos pelos o no difíciles de domar. Gracias a los últimos avances, ya se puede decir adiós a los pelos foscos, erizados, descontrolados y disparándose para todos los lados. No obstante, hay soluciones y también algunas recomendaciones caseras, como lavarse el pelo con agua templada y no caliente, no secárselo con fuerza con la toalla, utilizar mascarilla de forma regular, peinarse con cuidado, sin prisas y con instrumentos adecuados (nunca con peines de metal, que activan la electricidad estática), evitar el uso de espumas y productos con alcohol y apostar por cabellos más largos que cortos porque ayudan a que estén menos erizados al tener más peso en las puntas.