Unicef lanza una campaña para prevenir la muerte de 7.000 recién nacidos cada día

Elsa Fuente, las hermanas Etxeberria con Toti Martínez de Lezea e Isidro Elezgarai, en la presentación de la campaña./Luis Ángel Gómez
Elsa Fuente, las hermanas Etxeberria con Toti Martínez de Lezea e Isidro Elezgarai, en la presentación de la campaña. / Luis Ángel Gómez

La iniciativa busca fondos para costear recursos sencillos, «como el jabón, vacunas o antibióticos», con los que se pueden evitar el 80% de estos fallecimientos

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Hay lugares del mundo en los que a los niños no se les pone nombre al nacer, porque es muy probable que vayan a morir. Sus madres prefieren que no se llamen de ninguna manera, para que así su muerte, a menudo en el mismo parto, no se convierta en un recuerdo doloroso y sea más fácil de olvidar. Los datos estadísticos, fríos y clínicos, reflejan una realidad infernal: cerca de 7.000 recién nacidos mueren cada día y 2,5 millones de bebés fallecen cada año sin llegar a cumplirlo. Unicef ha presentado hoy en Bilbao la campaña #UnNombreUnaVida, una iniciativa para recaudar fondos con los que tratar de poner freno a esta tragedia.

«La muerte de 7.000 pequeños al día equivaldría a la desaparición por causas evitables de poblaciones enteras como Lekeitio, Orio o Urretxu» en 24 horas, ha puesto como ejemplo comparativo Elsa Fuente. La coordinadora de Unicef Comité País Vasco ha estado acompañada en la presentación de la iniciativa por Isidro Elezgarai, presidente de la entidad, las youtubers Aitana y Paula Etxeberria (Twin Melody) y la escritora Toti Martínez de Lezea.

«Hay un dicho en euskera que afirma que lo que tiene nombre es, existe. Y por tanto, lo que no lo tiene no. Estas familias prefieren que sus pequeños no tengan nombre, para que no sean, para evitar el dolor. Es terrible», ha reflexionado la escritora alavesa. Si no se adoptan medidas urgentes, antes de 2030 morirán 28 millones de recién nacidos. «La mayoría –ha detallado Fuente– a causa de nacimientos prematuros, complicaciones durante el parto o infecciones como sepsis, neumonía o meningitis».

El 80% de estos recién nacidos podrían salvarse «gracias a soluciones sencillas y de bajo coste como una vacuna, una mosquitera, una manta térmica o un antibiótico», ha añadido Martínez de Lezea. «Podemos salvar 5.000 vidas cada día. Solo con un euro se puede vacunar a dos niños contra la polio, con 5 se pueden suministrar 25 pastillas de jabón» que facilitan una higiene mínima durante el parto. «Con solo 25 euros Unicef puede vacunar a 4 madres contra el tétanos y evitar así la transmisión a su bebé durante el parto, reduciendo muchísimo la mortalidad», han detallado las hermanas Etxeberria, que divulgarán la campaña a través de Youtube, Instagram y TikTok, redes en las que cuentan con millones de seguidores.

«Animamos a toda la sociedad vasca, a empresas e instituciones, a que se unan a Unicef y nos ayuden a conseguir que todos los bebés, nazcan donde nazcan, tengan un nombre y el derecho a una vida», ha añadido Isidro Elezgarai. Quienes quieran colaborar con la campaña #UnNombreUnaVida pueden hacerlo a través de la web unnombreunavida.es o del teléfono 900 907 133.