Algorta acoge esta tarde el funeral por el periodista bilbaíno Germán Yanke

German Yanke, en una imagen de 2006./
German Yanke, en una imagen de 2006.

Las exequias por el también escritor y ensayista, fallecido ayer en Sopela a los 62 años, se celebrarán a las 19.00 horas en la parroquia de San Nicolás

OSKAR BELATEGUI

«Siempre tuve pasión por la lectura de los periódicos, afán de contar las cosas que pasan, vocación de escribir. Pensaba que en el periodismo hay algo mágico y, después, lo he comprobado», sostenía Germán Yanke, que estudió Derecho por presión paterna y periodismo por vocación. Comenzó su andadura precisamente en esta casa, en EL CORREO, como corresponsal en La Haya. Alternó prensa, radio y televisión sin descuidar su labor como escritor y ensayista. Yanke falleció ayer en Sopela a los 62 años, aunque llevaba retirado de la profesión desde 2013, cuando sufrió un infarto cerebral. Su muerte se sobrevino al sufrir una insuficiencia respiratoria. «Se nos ha ido un gran periodista y una gran persona», lamentó su amigo Pepe Oneto, sentir compartido en las redes sociales por un sinfín de colegas. Su funeral se celebrará hoy a las siete de la tarde en la parroquia de San Nicolás de Algorta.

Yanke pasó por La Gaceta del Norte y Deia y formó parte de la dirección del diario El Mundo en su edición del País Vasco. Fue director de la revista Época y colaborador habitual de Antena 3, Televisión_Española, el diario ABC y la Cope. Cuando se trasladó a Madrid su nombre apareció como objetivo de ETA. El periodista es recordado sobre todo por haber dimitido en 2006 como director y presentador del informativo Diario de la noche de Telemadrid, un día después de realizar una incómoda entrevista a la entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Fuentes próximas al periodista aseguraron que se marchó por las presiones ejercidas por el director de la cadena, Manuel Soriano, y por la propia Aguirre.

Estudioso de Unamuno

«He trabajado en un periódico, he dirigido una revista... Estoy contento. Algunos dirán y a ti, cuando te conocen, te acaban echando de los sitios. También puede ser», ironizaba Yanke, uno de esos raros tertulianos que atesoraba gran bagaje intelectual. Publicó cuatro poemarios, varios ensayos políticos y otros sobre poesía española del siglo XX y Bilbao. Dirigió la revista Pérgola, editó Viaje al País Vasco de Sten­dhal, fue biógrafo de Blas de Otero y fundó el Centro de Documentación Unamuno, autor al que dedicó numerosos escritos. Miembro de la Sociedad de Estudios Vascos, perteneció asimismo al grupo que reconstituyó en la capital vizcaína la histórica Sociedad El Sitio.

«Un referente del periodismo»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha expresado sus condolencias por el fallecimiento del periodista Germán Yanke y le ha recordado como un «referente en el periodismo». En su cuenta de Twitter, y desde Pekín, donde participa en un foro económico y comercial sobre la Nueva Ruta de la Seda, Rajoy ha trasladado sus condolencias a la familia, amigos y compañeros de Yanke. El presidente del Gobierno ha ensalzado la trayectoria profesional de Germán Yanke y ha destacado su trabajo como escritor, además de periodista.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, también ha expresado sus condolencias por la muerte del periodista, del que ha dicho que era un profesional "comprometido con la actualidad y la opinión". En su cuenta en Twitter, el lehendakari ha definido a Yanke como un "periodista y escritor, profesional comprometido con la actualidad y la opinión, escritor de poemarios". "Muestro nuestras condolencias a su familia, amistades y compañeros. Goian bego! (descanse en paz en euskera)", ha señalado Urkullu.