El hombre muerto tras ser embestido por una vaca en Orio estaba paseando

La res fue abatida una vez localizada en la zona de Kukuarri, por donde paseaba el vecino./
La res fue abatida una vez localizada en la zona de Kukuarri, por donde paseaba el vecino.

Eusebio Escudero recorría la zona de Kukuarri cuando el animal le atacó por razones que se desconocen. Otro hombre resultó herido leve

IRAITZ VÁZQUEZ / ANA VOZMEDIANO

Eusebio Escudero, oriotarra de toda la vida, un hombre vinculado siempre al mundo del mar, salió ayer a pasear como cualquier otro día. Jubilado a sus 59 años, sus pasos le llevaron hasta la zona del alto de Kukuarri y a la ladera de Igeldo que cae hacia su pueblo. Ya muy cerca del caserío Longa Txiki y por causas que se desconocen, una de las vacas que se encontraba en las inmediaciones lo embistió y lo mató. La Ertzaintza ha abierto una investigación para esclarecer el fatídico suceso y si la res se encontraba dentro del vallado o si estaba descontrolada. El alcalde de Orio, Jose Angel Zaldua, tal solo pudo confirmar que el animal se encontraba suelto, sin atar. «La res podía estar descontrolada, pero será la investigación la que lo determine», señalaron desde el departamento de Seguridad.

Eusebio Escudero no fue el único paseante atacado por la res. Otro vecino que recorría la zona vio tendido en el suelo a Eusebio y llamó al 112, aunque también fue embestido por el animal al tratar de acercarse a la víctima. En su caso, la res apenas le causó algunas contusiones por las que fue atendido posteriormente en el Hospital Universitario Donostia, después de un primer examen por parte de los sanitarios que acudieron al lugar. Ayer tampoco se precisó la identidad de esta persona, aunque todo indica a que ambos no se conocían.

Tanto sanitarios como ertzaintzas tuvieron que llegar a la zona a pie por la imposibilidad de hacerlo en ningún vehículo, ya que este área es poco accesible.

Sin embargo, no pudieron hacer nada por Eusebio. El alcalde, Jose Angel Zaldua, acudió al caserío Andu, donde trasladaron al fallecido, lugar en el que ya se encontraban la mujer de Eusebio Escudero, Pilar, y su hija. «Es muy conocido en el pueblo, de Orio de toda la vida. Su mujer y la mía son de la cuadrilla», lamentaba el alcalde.

La Ertzaintza acordonó la zona del caserío mientras la familia y los amigos se encontraban dentro, las escenas de dolor se sucedieron en el lugar. Ya de noche familiares y amigos fueron llegando hasta el caserío donde se encontraba el cadáver de Eusebio Escudero.

Los servicios sanitarios decidieron llevar el cadáver de la víctima hasta el caserío Andu, al ser una zona de mejor acceso que Longa Txiki. A primera hora de la noche el médico forense aún se encontraba en el caserío realizando las pertinentes investigaciones. Hasta la zona también se desplazó un coche fúnebre que se encargó de trasladar el cadáver del marinero.

Lugar de paseos

La zona en la que la res embistió a este vecino de Orio es un lugar frecuentado para dar agradables paseos pero que ayer acabó de manera trágica. Ayer muchas eran las personas que habían decidido pasar la tarde paseando por la zona. La mayoría a última hora de la tarde aún desconocía el trágico suceso que se llevó por delante la vida de Eusebio Escudero. «¿Aquí ha pasado? No sabíamos nada», señalaban extrañados dos hombres que volvían del lugar de los hechos.

Aún así, entre los vecinos de la zona la noticia corrió como la pólvora. Un hombre que paseaba por la zona, vigilaba el lugar en el que la res embistió al vecino de Orio, mientras indicaba la zona exacta del trágico suceso. Un lugar en el que hacia las ocho de la tarde una patrulla de la Ertzaintza aún recogía datos, al lado de la borda en la que se encontraba la res abatida.