Vecinos de Zeanuri denuncian la tala de varios árboles centenarios

El diámetro del tocón de uno de los árboles es considerable. / E. C.
El diámetro del tocón de uno de los árboles es considerable. / E. C.

Una cuadrilla de la Diputación ha cortado los ejemplares, algunos «de más de 200 años», por «motivos de seguridad»

ÓSCAR GARCÍA MANCERAS ZEANURI.

Los vecinos de Zeanuri han denunciado la tala de varios árboles centenarios en la carretera a Ozerimendi (BI-4523) por parte de la Diputación Foral de Bizkaia. Los residentes aseguran que algunos de los ejemplares «tienen más de 200 años». «Ha estado trabajando una cuadrilla que debía hacer limpieza del borde de la carretera, quitar ramas caídas o podar otras, sin embargo han hecho una matarrasa y han acabado con algún roble y algún haya de más de dos siglos, árboles perfectamente sanos», se quejan. El ente foral aduce que la operación se ha llevado a cabo «con el objeto de garantizar la seguridad de los usuarios de la red de carreteras».

Los trabajos han consistido en la limpieza de la calzada, que lleva a la ermita de San Justo, y sus márgenes. «Se ha planificado un procedimiento encaminado a retirar aquellos ejemplares, situados en el dominio público, susceptibles de caer a la carretera, o aquellos que pudieran causar problemas en la red de drenaje», precisan desde el la Diputación. Los residentes nos pueden estar menos de acuerdo con esta justificación. «¡No había riesgo alguno!», clama uno de ellos, que precisamente trabaja en el sector de la jardinería.

«Son árboles singulares, no es un pino de hace diez años, sino que llevan más de 200 ahí; nos ha dado un coraje...», lamenta. «Son monumentales, de los que quedan muy poquitos por aquí, algunos de 20 metros de altura, pero a veces le dan la motosierra a una cuadrilla de indocumentados y pasa lo que pasa», acusa otro vecino sin disimilar su indignación.

Inclinados a la carretera

Desde el Departamento de Medio Ambiente aseguran que «se han analizado individualmente los especímenes de mayor valor ambiental (robles, encinas, hayas...), respetando aquellos que no ocasionaran un riesgo grave para la carretera y sus usuarios». «En esta BI-4523 a Ozerimendi, en un tramo de menos de un kilómetro se han talado cerca de 130 árboles. Entre estos, dos robles de tamaño considerable -uno en el acceso a Ortuzar y otro un poco más arriba en la misma cabeza del talud, con gran parte de las raíces descubiertas, inclinados hacia la carretera y con ramas de gran tamaño sobre la misma; y un haya pegada a la calzada, con gran volumen de follaje sobre la carretera», describen.

Tras el estudio pertinente, los el equipo de Conservación procedió a la tala «por su proximidad a la carretera, por el volumen y diámetro de sus ramas y por el estado de sus raíces, la posibilidad de caer a la carretera y poder ocasionar un accidente. Según las mismas fuentes, en el procedimiento se han dejado intactos otros árboles, incluidas unas encinas en el barrio de Ozerimendi que, «aunque afectan a la carretera, se han mantenido por su importancia». Por último, quisieron resaltar que «todos los residuos generados han sido triturados o retirados a un gestor autorizado, tal y como se establece en la legislación de gestión de residuos vigente».

 

Fotos

Vídeos