Miembros de la cuadrilla Edurre viajan a Francia para traer de vuelta a la Eskarabillera

La cabezuda se perdió en 2015 y fue a parar en la localidad gala de Parentis-en- Born

L. PÉREZ BASAURI.

Las cuadrillas de Basauri se resisten a que la cabeza de la Eskarabillera esté lejos de la localidad. Y como no se pierden una oportunidad, cuarenta miembros de la cuadrilla Edurre viajarán este fin de semana a Francia para traer de vuelta a la figura que se perdió en 2015, pero de la que el año pasado se tuvieron por fin noticias.

El viernes iniciarán el viaje hasta la localidad de Parentis-en- Born, un municipio de la región de las Landas, para recuperar la cabezuda. Y el domingo se espera que regresen con ella. En este caso un chico se percató de que la cabeza de una muñeca, un tanto desgastada, estaba en un terreno de su propiedad. La guardó aunque no sabía muy bien qué significaba, hasta que le contó el hallazgo a un amigo que sabía castellano. Entonces, se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Basauri para contar que habían encontrado una cabeza. Ayudó que la Eskarabillera siempre vuela con un sobre en su interior en el que en castellano, euskera, inglés y francés se explica qué es y a dónde hay que llamar para entregarla y recoger la recompensa que se da a aquel que la encuentra. Además, en este caso era fácilmente reconocible que era la muñeca de 2015 porque tenía una pegatina maorí.

El año pasado fue excepcional en la recuperación de la esfinge. Hasta tres se encontraron en el 50 aniversario de los Sanfaustos basarutiarras. Además de la del Edurre, se encontró la que lanzó Zigorrak en el año 2017 y la que echó a volar Zoroak en 2013. La primera de ellas se encontró en Normandia, hasta allí fueron dos furgonetas repletas de basauritarras. La segunda apareció también en Francia, en el municipio de Sarlat, en la Dordoña.