El Gobierno central reserva 5,8 millones para el intercambiador de Sestao

La zona donde está proyectado el intercambiador./E. C.
La zona donde está proyectado el intercambiador. / E. C.

El proyecto, que se planteó por primera vez en 2001, ha cogido velocidad en el último año

EL CORREO SESTAO.

El intercambiador de Urbinaga, en Sestao, coge velocidad. El proyecto, una vieja aspiración del Ayuntamiento de Sestao y de los responsables del transporte en Bizkaia, recibirá este año una inyección de 5,8 millones de euros. Así se ha consignado en los Presupuestos Generales del Estado. «Se trata de un proyecto estratégico que contribuirá a mejorar la movilidad de nuestra comarca y permitirá regenerar la zona de Simondrogas», precisa Josu Bergara, el alcalde sestaoarra, que celebró ayer esta decisión.

En abril, ya se publicó en el Boletín Oficial del Estado el plan para llevar a cabo esta estación intermodal y se precisaban cuáles serían las expropiaciones necesarias, lo que en su momento fue considerado por el regidor local como el empujón definitivo. Unos meses antes, en diciembre, el Consorcio de Transportes de Bizkaia (CTB) se comprometía a reservar dinero para este proyecto. El intercambiador de Urbinaga favorecerá la conexión de los viajeros entre las líneas de Renfe a Muskiz y Santurtzi (C-1 y C-2) y la Línea 2 del metro.

Financiación conjunta

La idea de construirlo no es nueva. Lleva 17 años dando vueltas de despacho en despacho. En 2001 se planteó por primera vez, pero hubo que esperar diez años para ver algún avance importante, más allá de pequeños cambios en los planos, algún que otro desencuentro y, por supuesto, muchos retrasos. En 2011, Renfe y el CTB acordaron cómo llevarían a cabo la financiación de las obras. Cada uno pagaría una mitad. En un principio se calcularon 9,7 millones. Luego, 11,5.

Después de esto, no volvieron a registrarse pasos en favor de los trabajos y la documentación volvió al cajón. Hasta que en 2017, Medio Ambiente le daba el visto bueno al proyecto y, meses después, el CTB ponía sobre la mesa que reservaría dinero para hacerlo realidad.

La obra tendrá dos fases. En la primera se reconfigurarán las vías y se relectrificará el nuevo trazado. En la segunda, se remodelará la actual estación de metro, se construirán nuevos andenes para los trenes de cercanías y un vestíbulo común para conectar ambos transportes.

 

Fotos

Vídeos