Así trataban de ocultar el cultivo de 5.000 plantas de marihuana en Barakaldo

ERTZAINTZA

Como se observa en el vídeo, a la plantación se accedía a través de un armario con una puerta falsa dotada de un sistema de apertura con imán

AZAHARA GARCÍA

La Ertzaintza ha desmantelado una plantación de marihuana con alrededor de 5.000 ejemplares en una nave industrial de Barakaldo. Según ha informado el departamento de Seguridad del Gobierno vasco, la operación anti-droga se llevó a cabo este lunes en un local de venta de productos relacionados con este cultivo, en el que los agentes descubrieron un armario camuflado que daba acceso a una estancia con todos los equipos técnicos necesarios para su crecimiento. Cuatro varones de entre 34 y 51 años están siendo investigados por un delito de tráfico de drogas. Dos de ellos cuentan con antecedentes por hechos similares.

Las plantas se encontraban en diferentes fases de desarrollo. En el hallazgo se intervinieron 130 gramos de cogollos de 'maría', dos básculas, una de pesaje industrial y otra de precisión, 6.000 euros en efectivo, y cuatro walkie-talkies, al parecer utilizados para facilitar la comunicación entre la zona de cultivo, la oficina y el propio comercio. La Policía autonómica ha explicado que la incautación es fruto de una investigación iniciada por las sospechas sobre la actividad del citado establecimiento. Además de la propia actividad comercial, las indagaciones policiales alertaron que los responsables del local pudieran estar dedicándose al cultivo de plantas de marihuana «a gran escala». Debido a los diferentes estados de maduración de los ejemplares intervenidos, es difícil estimar el valor en el mercado de los mismos.

Apertura con imán

A primera hora de este lunes, se puso en marcha el operativo policial. Así, en torno a las 8.00 horas, se personó en el establecimiento uno de los responsables del negocio junto a uno de los empleados, en cuya presencia se procedió a realizar el registro. Según relata la Ertzaintza en un comunicado, «en la entrada del comercio se podía ver un mostrador para la atención al público, varios estantes con los productos a la venta y una oficina». Tras unas cortinas, se accedía a una zona de almacén con dos cámaras frigoríficas con semillas de marihuana en su interior y un armario encastrado en la pared con espuma de poliuretano.

De este mueble, «emanaba un fuerte olor a esta sustancia». Tal y como pudieron comprobar los agentes, uno de los paneles laterales de este armario era realmente una puerta falsa dotada de un sistema de apertura con imán. A través de ella, se accedía a una estancia superior donde fue hallado el cultivo. La mayoría de las plantas eran de «tamaño pequeño y mediano».