Denuncian por prevaricación al exdirector de personal del Ayuntamiento de Portugalete

Los hechos ocurrieron entre 2012 y 2013./Pedro Urresti
Los hechos ocurrieron entre 2012 y 2013. / Pedro Urresti

Un antiguo jefe de la Policía municipal reclama 30.000 euros de indemnización por ver su autoridad mermada tras el «trato de favor» a un hermano de Mikel Cabieces

AZAHARA GARCÍA PORTUGALETE.

Un antiguo jefe de la Policía Local de Portugalete ha denunciado a un exdirector de personal del Ayuntamiento jarrillero por un presunto delito de prevaricación administrativa. Según fuentes consultadas por este periódico, el denunciante entiende que su autoridad se vio mermada por el «trato de favor» continuado a un agente del cuerpo, que se da la circunstancia de que es hermano del que fuera alcalde de la localidad de la Margen Izquierda y posterior delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces.

La vista oral del juicio tendrá lugar hoy en los juzgados de Barakaldo. En la denuncia a la que ha tenido acceso EL CORREO, el demandante reclama al acusado 30.000 euros de indemnización por los daños morales que esta situación le causó cuando ocupaba un puesto de mando en la guardia urbana de la localidad y pide que se le imponga una pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público durante ocho años, seis meses y un día. Asimismo, solicita que sea el exfuncionario quien se haga cargo de las costas del juicio.

Los hechos ocurrieron entre septiembre de 2012 y febrero de 2013. Entonces, el exjefe de la Policía local, ya jubilado, remitió varias denuncias para que fueran tramitadas por el director de personal, también retirado, siguiendo así el procedimiento habitual dentro del Consistorio para los casos de quejas contra un trabajador del cuerpo. En dichos informes constaban numerosas denuncias recibidas de los sargentos por hechos atribuidos al «cabo 35, José Ignacio Cabieces García», que podían ser constitutivos de «faltas de desobediencia e insubordinación y de negligencia en el servicio».

Entre ellas, tal y como describe el demandante, negarse a realizar tareas que le habían sido asignadas desde la jefatura o negarse a llevar el uniforme reglamentario, así como contestaciones fuera de tono en varias ocasiones. Según la denuncia, el acusado procedió al archivo de estos expedientes «de manera intencionada por tratarse del señor Cabieces García».

Un hecho que, según el demandante, le llevó a sentirse menospreciado en su trabajo y a ver cómo se ponía en tela de juicio su capacidad de mando y liderazgo en el cuerpo, llegando, incluso, a sufrir cuadros de estrés y ansiedad por los que, por prescripción médica, se le aconsejó prejubilarse. De hecho, se le llegó a aplicar en febrero de 2013 el Protocolo frente al acoso moral, sexual y por razón de sexo promovido por el Comité de Seguridad y Salud del Ayuntamiento de Portugalete.

Mikel Torres, testigo

Ante estos hechos, la defensa alega que los hechos imputados al entonces director de personal «no constituyen ningún delito» y que, por lo tanto, al acusado no se le pueden considerar autor de los mismos.

Para sostener este argumento, el abogado del exfuncionario ha llamado a declarar al actual alcalde del municipio, Mikel Torres, quien declaró a este diario que «se trata de una denuncia entre personas privadas en las que el Ayuntamiento no tiene nada que ver más allá de que ambos trabajaron para él». El regidor local quiso dejar claro que él acude al juicio en calidad de testigo, «al igual que haría si se lo pidiera cualquier vecino y al igual que hacen el resto de personas que pasarán por el trámite».