'Guardianes de la Amatxu' en Gaztelugatxe

El sacerdote franciscano 'Aitxe' Adrian se dirige a los fieles durante la misa en plena costa./BORJA AGUDO
El sacerdote franciscano 'Aitxe' Adrian se dirige a los fieles durante la misa en plena costa. / BORJA AGUDO

Bermeo celebró ayer el 55 aniversario del homenaje a la imagende la Virgen de Begoña que está sumergidajunto al popular islote

IRATXE ASTUI

La devoción a la 'Amatxu' de Begoña no tiene límites y llega hasta lo más profundo, al menos en Bermeo. Ayer un grupo de personas asistió al 55 aniversario de la entronización de la virgen bajo las aguas de San Juan de Gaztelugatxe, un emotivo acto organizado por el Centro Excursionista Vizcaíno de Actividades Subacuáticas (CEVAS), que se lleva a cabo todos los años, de manera simultánea, por tierra, mar y aire.

El buen estado de la mar permitió a diez submarinistas del Club Itxas-Dive de Zierbena zambullirse en el agua para agasajar con flores a la virgen. Les llaman los 'guardianes de la Amatxu'. «Compartimos ese honor con nuestros amigos de la Cruz Roja que el día del Carmen le rinden también su particular homenaje a la imagen», comentó Federico Iradier.

Su padre, del mismo nombre, fue uno de los promotores, junto con el también desparecido Juan Marra «y otros muchos», de entronizar la escultura de la 'Amatxu' en los fondos de Gaztelugatxe. Un hito que tuvo lugar «el 14 de septiembre del año 1963», recordó Anna Marra, responsable del acto de ayer.

Momento emotivo

Una vez alcanzada la boya que desde hace unos años señala el emplazamiento exacto en el que se encuentra sumergida la Virgen de Begoña, los buzos cargaron con su pesado equipo antes de comenzar a saltar al agua, uno a uno. «Hubo un año que, por las malas condiciones del mar, el fondo estaba tan turbio que no conseguimos verla», comentó Iradier.

Ayer, sin embargo, localizar la escultura religiosa en el fondo del agua para llevar a cabo la ofrenda floral resultó una tarea fácil. «Es la primera vez que le hemos colocado flores naturales porque hasta ahora eran de plástico». «Nada de plásticos al mar», deslizó como mensaje ecológico. «Yo, cuando estamos abajo, me acuerdo de mi padre, reflexiono un poco y me acuerdo de los que faltan. Otros le rezan mientras le miran. En fin, es un momento emotivo», desveló ya a flote, Federico Iradier. «Le hemos pedido un año más que nos vigile y nos cuide cuando buceamos».

Dos avionetas del Real Aeroclub de Bizkaia comenzaron a planear momentos después sobre las aguas de Gaztelugatxe. Los pilotos Felipe Cabañas y Urtzi Larrieta realizaron así su particular saludo a la 'Amatxu' desde el cielo. «Son tres pasadas sobrevolando la imagen. Ya no lanzamos pétalos porque no se aprecia desde tierra», comentó Cabañas. Por último, un nutrido grupo de personas completó el homenaje a ras de suelo con una misa oficiada por el franciscano 'Aitxe' Adrian.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos