Patas de elefante, caimanes disecados... 15 investigados en Bizkaia por traficar con fauna protegida

Caimán disecado y recuperado durante la operación./Guardia Civil
Caimán disecado y recuperado durante la operación. / Guardia Civil

La Guardia Civil ha requisado 14 ejemplares de 11 especies amenazadas que estaban a la venta en internet, tiendas de animales, locales de anticuarios y criaderos

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

Patas de elefante transformadas en taburetes o mesitas, aves de bonito plumaje, caimanes disecados para decorar y tortugas de carey con ese brillo tan especial que las convierte en animales codiciados, tanto vivos como muertos. La Guardia Civil ha recuperado en Bizkaia 14 especímenes de 11 especies protegidas en una operación iniciada en verano -coordinada por la Fiscalía de Medio Ambiente del territorio- y que acaba de concluir con 15 personas investigadas por traficar con animales protegidos. Todas ellas están acusadas de un presunto delito contra la flora y la fauna silvestres.

Según explican fuentes del instituto armado, se han requisado los animales por dos vías. Una de ellas, «buscando en internet ejemplares a la venta y acudiendo a las citas con los vendedores». En estos casos, según el grado de protección del espécimen ofrecido, las personas que comercian con ellos pueden ser acusadas de una infracción o de un delito. La otra vía ha sido el registro de locales de anticuarios, tiendas de animales y criaderos donde tenían a la venta ejemplares amenazados, entre ellos tortugas, caimanes disecados, una lechuza 'Tyto Alba' y partes de elefante. «Algunos animales vivos requisados, como las tortugas de carey, han sido llevados a Cabárceno», indican las mismas fuentes.

Lechuza 'Tyto Alba' disecada y requisada por la Guardia Civil.
Lechuza 'Tyto Alba' disecada y requisada por la Guardia Civil. / Guardia Civil

Según afirman, entre los 15 investigados, que se encuentran en libertad, hay desde personas que conocen bien la ley, pero se arriesgaban a comerciar con animales protegidos para obtener beneficios, «hasta coleccionistas o individuos que ignoraban que los animales con los que hacían negocio pertenecen a especies protegidas».

La Guardia Civil recuerda que quienes intentan comerciar con especies de fauna silvestre protegida deben sustentar sus actividades con documentación y permisos, porque, de lo contrario, pueden estar cometiendo un delito o una infracción administrativa grave.

 

Fotos

Vídeos