Incertidumbre por la huelga que arranca hoy en Loiu, con 152 vuelos programados

Las pasarelas dejarán de funcionar mañana y obligará a abordar los aviones en remoto./iñaki andrés
Las pasarelas dejarán de funcionar mañana y obligará a abordar los aviones en remoto. / iñaki andrés

El conflicto laboral afecta a las pasarelas y la asistencia en tierra en una terminal que operará 870 vuelos enlos próximos seis días

Josu García
JOSU GARCÍA

El aeropuerto de Bilbao encara hoy la primera huelga de su historia en el servicio de 'fingers' (las seis pasarelas que permiten a los pasajeros embarcar en los aviones directamente desde la terminal). Hay cierta incertidumbre por el impacto que pueda tener el paro indefinido que arrancará a las 6.45 horas de la mañana y que obligará a abordar las aeronaves en remoto, es decir, desde la plataforma donde estacionan los aparatos y a la que habrá que acercarse en autobús. Todo ello en una de las jornadas con más trajín del año por el inicio de las vacaciones de Semana Santa. Hay previstos 152 vuelos.

Los servicios mínimos estipulan que sólo se utilizarán los 'fingers' cuando los 15 puestos remotos estén colapsados. La carga de trabajo de las empresas que realizan las asistencias se va a disparar porque no es lo mismo entrar al avión directamente que tener que mover a los pasajeros con vehículos, por ejemplo. Esto es lo que puede provocar retrasos e, incluso, cancelaciones.

El conflicto viene dado por la reivindicación de mejoras laborales por parte de la plantilla, formada por 13 personas. Aseguran que tienen sueldos inferiores a los que percibían en 2007 y que sufren «una terrible precariedad», mientras la empresa subcontratada por el aeropuerto «ingresa un 42% más que antes». La compañía, con sede en Leioa, declinó ayer hacer declaraciones a este diario.

La huelga indefinida podría verse agravada los días 21 (domingo) y 24 (miércoles), cuando están llamados a secundar otra protesta laboral los 450 operarios del 'handling' o asistencia en tierra. Se han dictado servicios mínimos elevados (de hasta el 100% en vuelos nacionales), pero aún así podría darse una situación muy complicada.