El Ayuntamiento decomisa 180 kilos de comida de los puestos callejeros

Un puesto callejero en el que se vende carne durante Aste Nagusia. / Luis Calabor

El Consistorio pide no consumir «nada que provenga» de los puestos ambulantes

EL CORREO

El jefe de seguridad alimentaria del Ayuntamiento de Bilbao, Jon Uribarri, ha exigido este miércoles a los ciudadanos que «no consuman nada que provenga de los puestos clandestinos» debido a que no tienen ningún registro sanitario.

En la visita de este miércoles a la txosna Trikimailu, Uribarri ha aprovechado para informar a los medios de comunicación de la peligrosidad que tiene consumir productos ajenos a la txosnas porque «no se controlan» y «no» tienen ninguna garantía sanitaria en ellos.

«En las txosnas existe una garantía sanitaria, mientras que en los puestos de la calle no, por lo tanto no se debe consumir nada que provenga de los puestos clandestinos», ha comentado.

Por su parte, la concejala de salud y consumo del Ayuntamiento de Bilbao, Yolanda Diez, ha informado de que se ha requisado en lo que va de fiestas «mucho» alimento sin registro, especialmente carn, pero ha señalado que el balance de kilos intervenidos se realizará cuando acabe la Aste Nagusia. No obstante, fuentes municipales han informado de que este pasado martes se decomisaron 10 kilos de comidas en puestos ambulantes, y, en total, durante toda la Aste Nagusia 180 kilos.

Diez ha coincidido con Uribarri y ha hecho un llamamiento a la sociedad vasca para que evite consumir en los puestos, pese a que su precio sea inferior, ya que está en juego la salud. «No puedes tomarte un bocadillo en puestos donde no haya un control sanitario porque estás jugando con la salud, y aunque pueda ser un poco más barato, realmente es caro porque va a depender nuestra salud de lo que ingerimos», ha afirmado.

Requisados

Además, Diez ha asegurado que la inspección de la txosna Trikimailu ha sido «perfecta», tanto los alimentos como la superficies y el personal, y que, hasta ahora, de los 166 registros solo ha habido «alguna corrección», pero que la higiene y la seguridad alimentaria están garantizadas.

«En un 99 % de las ocasiones está todo en perfecto orden para garantizar que todo lo que se consuma en el recinto festivo, y en hostelería, tenga una perfecta calidad«, ha comentado.

La directora de salud y consumo del Ayuntamiento de Bilbao, Ana Collía, ha dicho que se muestra muy satisfecha con las inspecciones y que a la hora de evaluar la seguridad alimentaria de las txosnas se tienen en cuenta dos aspectos.

«Los aspectos fundamentales son la temperatura de las cámaras frigoríficas, garantiza que los productos que se vayan a consumir estén en perfectas condiciones; y aspectos de limpieza, por ejemplo, tablas de corte perfectamente limpias o que tengan un fregadero para limpiar los productos o lavarse las manos», ha comentado. Por último, una de las comparseras de Trikimailu, Alazne Ibañez, ha asegurado que «nunca» han tenido grandes incidencias, que siempre que tienen alguna son «pequeñas», y que de un día para otro intentan subsanar los problemas que les transmite el inspector para «evitar errores y algún tipo de infracción».