La OLP da la bienvenida al llamamiento del Congreso español para reconocer Palestina

La organización asegura que España puede jugar un papel clave en el proceso para la solución de este conflicto en Israel

AGENCIAS

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se felicitó por la aprobación en el Congreso de los Diputados español de la proposición no de ley que insta al Gobierno a reconocer a Palestina como Estado. La miembro del Comité Ejecutivo de la OLP y responsable de Cultura e Información de la organización, Hanán Ashrawi, dio la bienvenida en un comunicado a la aprobación en el Parlamento español.

más noticias

"En nombre del pueblo de Palestina y su liderazgo, me gustaría agradecer a todos aquellos que han trabajado para que fuera posible esta votación. El reconocimiento de Palestina y su pueblo es una inversión en la paz y constituye una contribución sustantiva a una paz justa", reza la nota.

Ashrawi insiste en su apreciación por "semejante postura de principios por parte del pueblo de España y los miles en todo el mundo que han trabajado junto con los diputados españoles para lograr que la votación tuviera lugar". Y llama al Ejecutivo español a adoptar "el próximo paso lógico de reconocer el Estado de Palestina", al igual que a otros países, particularmente europeos, a seguir ese ejemplo.

El Congreso de los Diputados de España aprobó por unanimidad una proposición no de ley que insta al Gobierno a reconocer a Palestina como Estado, reafirmando la convicción de que la "única solución posible" para el conflicto es la coexistencia de dos Estados, Israel y Palestina.

La práctica totalidad de los grupos parlamentarios han pactado una enmienda en la se destaca que ese reconocimiento "debe ser consecuencia" de un proceso de negociación entre las partes que garantice la paz y la seguridad, el respeto a los derechos de los ciudadanos y la estabilidad regional.

La Cámara baja española pide también al Ejecutivo que promueva de manera coordinada en el seno de la Unión Europea el reconocimiento de Palestina como Estado soberano, en el marco de un proceso de paz en Oriente Medio, teniendo plenamente en cuenta "las legítimas preocupaciones, intereses y aspiraciones de Israel"