Valvospain vuelve hoy al trabajo tras lograr un preacuerdo

Una de las protestas de la plantilla de Valvospain. /E.C.
Una de las protestas de la plantilla de Valvospain. / E.C.

Han alcanzado un compromiso para cobrar las tres nóminas pendientes tras la propuesta de un banco de asumir la continuidad

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Los 115 trabajadores de la empresa Valvospain de Amurrio, la antigua Lázaro Ituarte, dedicada a la fabricación de válvulas para gas y petróleo, vuelve hoy al trabajo después de mantener una huelga indefinida desde el 30 de mayo pasado. Lo hacen porque la empresa ha alcanzado un preacuerdo con varios de los bancos acreedores para continuar con la actividad. Asumirán parte de la deuda, que asciende a 35 milloes. Además los trabajadores han logrado que la dirección atienda su demanda de pagar los atrasos de tres meses que les deben. La empresa entró en concurso de acreedores el pasado 7 de junio.

Los avances se produjeron entre el jueves y el viernes de la semana pasada y deja a la plantilla en una situación de impasse que podría prologarse durante cuatro meses hasta que se firme el convenio de asunción, que supone que la firma continúe con la actividad de la empresa tras asumir parte de la deuda. «Este convenio pasaría obligatoriamente por la compra de las acciones de Valvospain por parte de ese banco, pero siempre junto con otras dos entidades financieras más, que al igual que la primera, también tienen deuda pendiente con la empresa.

Salidas voluntarias

En esas condiciones, la dirección de la antigua Lázaro Ituarte instó a la plantilla a «negociar salidas voluntarias con el fin de evitar salidas traumáticas» y a dejar la huelga. El acuerdo final se alcanzó el viernes, después de que la empresa aceptara las condiciones de la plantilla para cobrar las nóminas pendientes de los tres últimos meses.

Hace unos días, la empresa anunció que presentaría un Expediente de Extinción de Empleo para 61 personas de las 115 que integran la plantilla. En el contexto de huelga que se vicía, posteriormente, planteó extenderlo a todo el personal.

La plantilla aseguró ayer que la huelga que han mantenido durante más de un mes, «ha conseguido condicionar el proceso» y pese a las dificultades que entraña la tarea que queda por delante, «creemos que es una oportunidad de que la empresa pueda buscar una salida».

Ayer mismo, los trabajadores se reunieron con todos los alcaldes de la comarca de Ayala en Amurrio y se encontraron también con el viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco con el objetivo de asegurar la continuidad de la firma.