La segunda jornada de huelga en Primaria vuelve a vaciar los centros de salud de Vitoria y a llenar los PAC

Una paciente observa la consulta cerrada en Aranbikzarra II./
Una paciente observa la consulta cerrada en Aranbikzarra II.

La respuesta a los paros es elevada en médicos, pediatras, enfermeras y personal administrativo

Rosa Cancho
ROSA CANCHO

'Atención sin tiempo; atención de riesgo'. Es lema que puede leerse esta mañana en las vacías salas de espera de los centros de salud de la capital alavesa. La respuesta a esta segunda jornada de huelga en Atención Primaria convocada por los sindicatos y la plataforma Lehen Arreta Arnasberritzen vuelve a ser masiva en médicos, pediatras, enfermería y personas administrativo, según ha podido comprobar el EL CORREO tras recorrer los ambulatorios de Olaguíbel, Olárizu, Aranbizkarra II, San Martín y Lakua-Arriaga. Los sindicatos cifran ya en un 65% el seguimiento de la nueva jornada de huelga en Euskadi, mientras que en Álava hablan de hasta más del 85%.

Por su parte, Osakidetza cifra el seguimiento de la huelga en un 36% en Álava. Además, por categorías asegura que ha parado algo más de la mitad (56%) de los médicos, el 19% de la enfermería y el 27% del resto de categorías. Las centrales critican los datos y hablan de unos «abusivos» servicios mínimos.

Los centros abrieron puertas a las ocho de la mañana con servicios mínimos, lo que provocó que las habituales colas para las extracciones de sangre fueran algo más largas. Después solo había actividad en los mostradores, donde una o dos personas ( depende del centro) trataban de cambiar citas y dar respuesta a las urgencias. Lo indemorable se derivaba a los puntos de atención continuada de Olaguíbel y San Martín o, en casos más graves, a las urgencias de Txagorritxu y Santiago.

A media mañana, el PAC del centro estaba saturado y en San Martín había un flujo constante de pacientes. Personas con fiebre o problemas digestivos, lesiones o necesidad de hacerse una cura predominaban en las salas de espera. Entre ellas una mujer que tenía pendiente una revisión de medicación. «Mi médico ya no me da cita en toda la semana que viene, así que voy a ver que me dice el de urgencias. Yo entiendo la huelga porque tienen siempre mucha gente y no tienen tiempo para atendernos», indicó. Muy cerca, otro paciente trataba de buscar un hueco en la agenda de la médica de su madre para poderle hacer un electrocardiograma y una revisión en el mismo día. Y no estaba fácil para desesperación del hijo.

Y es que «el acabar con las cargas de trabajo inabarcables» es una de las reivindicaciones clave de esta segunda jornada de huelga convocada por Satse, ELA, LAB, CC OO, UGT, ESK y la plataforma Lehen Arreta Asnasberritzen creada precisamente para defender mejoras en Atención Primaria. La oferta del Departamento de Salud de crear este mismo año 46 nuevas plazas en los centros de salud con más pacientes y sumar otras 40 a lo largo de 2020 no es mas que «un parche» para los convocantes. Piden, entre otras cuestiones, aumento de la financiación, cobertura inmediata de jubilaciones y vacantes y sustituciones en todas las categorías por ausencias por vacaciones, formación, permisos sin sueldo o bajas por enfermedad. Asimismo reclaman «agendas asumibles, de calidad y limitadas», aumentos de plantilla y mayor autonomía organizativa.

En Euskadi están llamados a secundar esta huelga cerca de 6.000 profesionales de 320 centros de salud. Cerca de 900 trabajadores desempeñan su labor en Álava.

«Forzar un cambio radical»

A mitad de rendimiento funciona el 'call center', servicio que ofrece el denominado consejo sanitario. Los sindicatos confían en que el seguimiento de esta jornada sea «aún mayor» a la de hace un mes. Entonces, según las centrales, la secundaron cerca de 3.000 profesionales sanitarios. El Departamento de Salud, por su parte, cifró el seguimiento en un 33,5% de la plantilla, con especial incidencia entre los facultativos (56,6%). Parte de estos trabajadores acudirán a la manifestación convocada a las 12 horas de hoy en San Sebastián.

El paro de hoy persigue, según los convocantes, « forzar un cambio radical de las condiciones actuales». Algo que se debe lograr a través de unas negociaciones en la mesa sectorial que, al menos de momento, no han sido satisfactorias para los sindicatos.

La última reunión tuvo lugar el pasado martes en Vitoria. El Departamento de Salud se había comprometido previamente a estudiar la viabilidad de 13 de las 23 demandas planteadas por la plataforma. Al encuentro los representantes del Gobierno vasco acudieron finalmente con 8 y no 13 de los puntos analizados. Las propuestas que trasladaron no convencieron a los representantes de las centrales. Consideraron que les faltaba concreción en las medidas que propusieron aplicar para dar respuesta a las reclamaciones de los trabajadores.