La oposición pide al PNV de Vitoria que suspenda el contrato para ampliar Miñano salpicado por el 'caso De Miguel'

Parte de los investigados en el 'caso De Miguel' durante una sesión del juicio./IGOR AIZPURU
Parte de los investigados en el 'caso De Miguel' durante una sesión del juicio. / IGOR AIZPURU

El Ayuntamiento asegura que será «el primero» en pedir la rescisión si la sentencia concluye que hubo irregularidades en la contratación

María Rego
MARÍA REGO

El Ayuntamiento de Vitoria «será el primero en pedir la rescisión» del contrato para la ampliación del parque tecnológico de Miñano si la sentencia del 'caso de Miguel' concluye que hubo irregularidades en la contratación. La firma, Stoa, se hizo con el trabajo a través de un concurso público convocado en 2008 y hoy aparece entre las investigadas por su participación en la presunta trama corrupta. De hecho, la Fiscalía le pide 12 años de cárcel a su administrador, Sergio Fernández. La concejala jeltzale Nerea Melgosa ha sido la encargada de avanzar las intenciones del equipo de gobierno en este asunto durante una comisión celebrada en el Consistorio a raíz de la denuncia de EH Bildu a la que se sumó también el PP. El resto de grupos de la oposición la han respaldado.

Tanto la coalición abertzale como los populares critican el contrato, actualmente en ejecución, por su vinculación al mayor escándalo de corrupción destapado en Euskadi. «Es un contrato corrupto que viene de una ejecución amañada», advierte Antxon Belakortu (EH Bildu). «Lo que tendrían que haber hecho es suspenderlo cautelarmente ya que está en un procedimiento judicial», reclama Miguel Garnica (PP).

Hace una década que se realizó la concesión del proyecto, pero la larga tramitación urbanística ha hecho que los trabajos se encuentren ahora en marcha. Se da la circunstancia de que esta adjudicación fue el gran detonante del 'caso De Miguel' cuando Ainhoa Alberdi, socia de otra empresa que se quedó fuera, comenzó a grabar las reuniones con colaboradores del exdiputado foral Alfredo de Miguel. De esta forma, intentaba certificar cómo estas personas ligadas a quien fuera uno de los hombres fuertes del PNV le pedían 'mordidas' a cambio de la adjudicación.

Sin embargo, la crítica hacia el proceso de ampliación de Miñano no viene sólo de que se halle inmerso en la compleja red que ha sentado a 26 personas en el banquillo, sino de que PP y EH Bildu no consideran que ese proyecto sea necesario. «El parque está casi al 40% y tiene parcelas activadas por si fuera necesario ubicar empresas de manera inmediata», recuerda Garnica. «Es indecente que un imputado por corrupción esté gestionando una ampliación que no es necesaria», concluye Belakortu, quien cree que se debería haber establecido «un cordón sanitario alrededor del contrato». Melgosa, por su parte, asegura que empresas han solicitado instalarse en el parque tecnológico y no se les ha podido ofrecer una parcela del tamaño que requerían. Por ahora, insiste, «sólo se está planteando el planeamiento urbanístico, no una inversión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos