Un nuevo incendio en el edificio de Aretxabaleta donde murió un okupa

El efecto del fuego es visible desde la calle. /E. C.
El efecto del fuego es visible desde la calle. / E. C.

Vecinos de este pueblo pegado a Vitoria acusan al Ayuntamiento de «dejadez» con este edificio, cuya mayor parte pertenece a la sociedad municipal Ensanche 21

EL CORREO VITORIA

Las sirenas de los bomberos han vuelto a Aretxabaleta, a apagar las llamas declaradas en un edificio supuestamente abandonado, el mismo donde hace unos meses falleció un okupa tras declararse otro incendio. En este caso no ha habido heridos. Sólo daños materiales. Entre ellos, un automóvil estacionado junto a la fachada.

Los bomberos han acudido a las 4.37 horas de esta madrugada de jueves y han acabado con las llamas tras casi una hora de trabajos. Han comprobado además que el inmueble se encontraba vacío.

Esta nueva actuación, no obstante, ha reavivado la «preocupación» entre los vecinos de este concejo ya que este bloque ha sufrido varios intentos de okupación a lo largo de los últimos meses. El último es muy reciente. «Hace tres semanas ya llamamos a la Ertzaintza al detectar que habían entrado extraños», señalan habitantes de Aretxabaleta.

En este punto acusan al Ayuntamiento, que posee la mayor parte de los pisos del inmueble a través de la sociedad municipal Ensanche 21, de «dejadez y falta de voluntad porque somos pocos habitantes y no les importamos».

«No se nos toma en serio»

«No se nos toma en serio. Ya ha ocurrido una desgracia -en referencia al okupa catalán fallecido- y cualquier día va a pasar otra», critican mientras piden soluciones al equipo de gobierno.

Las llamas afectaron a este coche.
Las llamas afectaron a este coche. / E. C:

Este inmueble presuntamente abandonado es uno de los tres que el Ayuntamiento ha anunciado su derribo. Tras la última llamada ciudadana, eso sí, el Consistorio colocó «vallas» para entorpecer nuevos intentos de okupación, según informan los propios vecinos a EL CORREO.

El piso donde se ha declarado el incendio pertenece a una entidad financiera. Otros dos cuentan con propietarios particulares, con los que el Ayuntamiento habría llegado a un preacuerdo de compra. El resto son de Ensanche 21. Se supone que cuando controle todos, derribará el bloque que trae de cabeza a los residentes legales de este pueblo cosido a Vitoria.