Natxo Urkixo, el exalcalde de Llodio por EH Bildu, deja la Corporación y la política

Natxo Urkixo encabezó la lista de EH_Bildu en las elecciones de may.o/  SANDRA ESPINOSA
Natxo Urkixo encabezó la lista de EH_Bildu en las elecciones de may.o / SANDRA ESPINOSA

Se va «por motivos personales y coherencia política» y su renuncia se hará efectiva en el pleno del próximo día 30. Le sustituirá Aitor Burgoa

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

El que ha sido alcalde de Llodio durante los últimos ocho años, Natxo Urkixo, de EH Bildu, ha presentado su dimisión y deja la política. Su cese se hará efectivo el próximo día 30, coincidiendo con la celebración del pleno ordinario. Las razones que han llevado a Urkixo a presentar su renuncia son «motivos personales y coherencia política», según explicó el propio interesado a EL CORREO. Urkixo seguirá trabajando como profesor de la escuela de FP, en la que imparte clases de euskera, donde ha estado en excedencia desde 2011 tras su elección como alcalde. Desde las elecciones de mayo, y dado que EH Bildu pasó a la oposición, Urkixo regresó a su puesto de trabajo en el centro. Su lugar como concejal será cubierto por Aitor Burgoa Martínez, pensionista, nacido en 1961. Burgoa ocupaba el sexto puesto en la lista que encabezó el propio Urkixo en las elecciones de mayo pasado.

Urkixo tiene 59 años y llegó a la alcaldía en 2011 para sustituir a Jon Karla Menoyo, del PNV, que había ocupado el puesto desde 2003 en lo que se ha convertido en una regla de turnicidad no escrita en el Ayuntamiento llodiano. Ocupó el puesto sin experiencia política previa y en un momento delicado, puesto que el que había sido la referencia para la izquierda abertzale local hasta aquel momento, Pablo Gorostiaga se encontraba encarcelado tras haber ocupado la alcaldía en la primera legislatura de la democracia y regresar después en dos ocasiones, en 1987 y en 1999.

Gobiernos en minoría

Durante las dos legislaturas que ha presidido en Llodio, Urkixo ha contado con una mayoría minoritaria de seis concejales de los diecisiete del pleno hasta 2015 y de cinco hasta el pasado mes de mayo. En ambos casos, las fuerzas estaban equilibradas con las del principal partido de la oposición, el PNV, que contaba con el mismo número de representantes, lo que ha hecho que el periodo haya estado marcado por las necesidad de alcanzar acuerdos. El más trascendental de ellos fue el que se firmó en abril de 2016, cuando las dos fuerzas mayoritarias pactaron inversiones como la del antzoki en un acuerdo que calificaron de «histórico». En la última fase de la legislatura, las alianzas han sido casi imposibles, lo que ha impedido que se aprobaran medidas fundamentales como los presupuestos o las ordenanzas.

La elección del cabeza de lista de EH Bildu para la última campaña provocó un movimiento de apoyo por parte de la militancia en el mes de noviembre, que respaldó al candidatura de Urkixo. El exalcalde ha defendido el liderazgo compartido del equipo con el que ha trabajado durante su trayectoria en el Ayuntamiento de Llodio frente a las críticas que apuntaban a su escaso protagonismo y defiende un legado abierto a la participación vecinal.