Llodio reduce las denuncias pero se mantienen los malos usos a la hora de aparcar

Las dobles filas son habituales en las calles del centro de Llodio.  /SANDRA ESPINOSA
Las dobles filas son habituales en las calles del centro de Llodio. / SANDRA ESPINOSA

El año pasado se registraron cinco atropellos y once detenidos por conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

El último informe de la Policía Municipal referido a la actividad de tráfico y seguridad vial durante el año pasado arroja la conclusión de que se ha reducido el número de denuncias aunque se mantienen los malos hábitos de los llodianos a la hora de aparcar sobre todo, en zonas donde está expresamente prohibido, aquellas que tienen señales verticales o en las áreas de carga y descarga.

Los 28 agentes de la Policía Municipal han intervenido en 1.504 ocasiones a lo largo del año por asuntos relacionados con la circulación y la seguridad.

En lo que se refiere a las multas, se ha producido una reducción del 10% respecto a los años anteriores y en total, se han alcanzado las 2.153 a lo largo de todo el año. De ellas, más de la mitad se han pagado en periodo voluntario. En total, la cantidad recaudada ha ascendido a 73.615 euros.

La mayor parte de las denuncias se sigue concentrando en la zona centro. La avenida Zumalakarregi se lleva la palma con 450 sanciones mientras en que Virgen del Carmen, se han registrado 173. José Matía se ha convertido en una de las calles más conflictivas en este sentido porque a menudo se usa como aparcamiento la zona de carga y descarga y se ha sancionado en 138 ocasiones. La mayor parte de las infracciones están relacionadas con el estacionamiento en lugares donde hay una señal vertical de prohibido aparcar, 343 del total. En las zonas de carga y descarga se han impuesto 306 sanciones. Los meses en los que se han registrado más denuncias han sido los de mayo y enero.

Accidentes

En lo que se refiere a los accidentes de tráfico, no ha habido cambios sustanciales y la mayoría se han saldado con heridos leves aunque aumenta en el número de conductores que estaban bajo los efectos del alcohol o las drogas. En total, se detuvo por esta causa a 11 personas.

Precisamente para mejorar la seguridad, el Ayuntamiento ha colocado focos que iluminan los pasos de cebra de manera que se minimicen los atropellos. Aún así, el año pasado se registraron cinco peatones heridos tras ser arrollados por un vehículo y no hubo ningún muerto en ninguno de los 53 atestados de tráfico realizados, aunque cabe destacar que en tres ocasiones se localizó a personas que conducían sin permiso.

A lo largo de 2018 se retiraron 14 vehículos por parte de la grúa, una cantidad similar a la de los últimos ejercicios. Cinco de ellos carecían de documentación obligatoria. Además, se localizaron 33 vehículos abandonados y se inmovilizó a otros ocho a lo largo del ejercicio.

El alcalde, Natxo Urkixo, ha solicitado en el informe anual de la Policía Local «un uso más disciplinado del vehículo por los llodianos y que utilicen los aparcamientos públicos y privados». En ese sentido, reflexiona acerca del coste del aparcamiento de la plaza Aldai, que es de un euro por hora «no igualado en ninguna otra localidad de todo el Estado. En horas punta se gasta más buscando aparcamientos que entrando en él», añade, mientras se compromete a «ayudar al ciudadano con vocación de servicio público» desde el Cuerpo Local.