La escuela pública clama contra la segregación en las aulas de Vitoria

Los manifestantes construyeron con cajas de cartón, que contenían mensajes, las paredes de la escuela pública deseada. /Rafa Gutiérrez
Los manifestantes construyeron con cajas de cartón, que contenían mensajes, las paredes de la escuela pública deseada. / Rafa Gutiérrez

Cientos de personas se movilizan para reclamar medidas que atajen la concentración de alumnado inmigrante en la red del Gobierno vasco

NEREA PÉREZ DE NANCLARES

«Guztion eskola zaindu, matitatu eta errespetatu dezatela eskatzen diegu, besterik ez. (Sólo les pedimos que respeten, quieran y cuiden la escuela de todos)». «Gure eta hiri osoaren etorkizuna haien esku dago (Nuestro futuro y el de toda la ciudad está en sus manos)». Estos fueron algunos de los mensajes -dirigidos al Gobierno vasco- a los que pusieron voz alumnos y alumnas de escuelas públicas de Vitoria en la plaza de la Virgen Blanca, arropados por los cientos de personas que participaron este viernes en la movilización contra la segregación en las aulas. En cifras, el problema en Vitoria se traduce en que el 92% de escolares con escasos recursos, en su gran mayoría inmigrantes, de las etapas de Infantil y Primaria se concentra en centros de la red pública.

Ante esta situación que la Plataforma a Favor de la Escuela Pública Vasca lleva más de dos años denunciando, escolares, padres y docentes no estuvieron ayer solos en sus reivindicaciones. Junto a ellos salieron a la calle sesenta colectivos sociales de la ciudad. Todos ellos formaron tres columnas que partieron a las seis de la tarde de puntos diferentes de la ciudad, la plaza de Abastos, la plaza de San Antón y el parque de El Prado para unirse luego en la Virgen Blanca. Allí, llevaron a cabo la construcción simbólica de la escuela pública «que deseamos y nos merecemos» mediante cajas de cartón. Cada centro colocó un cubo con un deseo. La inclusión fue uno de los más repetidos.

Reclamaciones

Y para construir esa escuela pública como «un lugar de pluralismo, inclusión, calidad, laicidad y euskaldunización», los manifestantes reclaman varias medidas «urgentes» al Departamento vasco de Educación, al que acusan de negar la actual situación de segregación y no actuar contra ella. En este sentido, piden la creación de oficinas municipales de matriculación escolar única, la gratuidad real de la enseñanza en todos los centros financiados con dinero público, la garantía del derecho a una educación laica en todas las redes educativas y la puesta en marcha de planes especiales en centros inmersos en situaciones de segregación para revertirlas en un plazo concreto.

También demandan recursos humanos y de infraestructuras suficientes, además de poner fin a la política de concertación universal mediante. En este punto, apuestan por que no se financien con dinero público proyectos educativos elitistas y segregadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos