Diplomados en educación emocional

La última promoción del proyecto Awake, que imparte educación emocional a jóvenes/Jesús Andrade
La última promoción del proyecto Awake, que imparte educación emocional a jóvenes / Jesús Andrade

Jóvenes de 16 a 22 años descubren en talleres de Awake sus virtudes y talento para acertar en el momento de proyectar su futuro

Nerea Pérez de Nanclares
NEREA PÉREZ DE NANCLARES

«Elige una profesión que ames y no tendrás que trabajar un solo día de tu vida». Lo decía Confucio y es también la máxima que marca los pasos de Awake, una asociación que promueve la educación emocional de jóvenes de entre 16 y 22 años. Lo hace a través de talleres que les ayudan a descubrir sus capacidades y virtudes innatas y así puedan dirigir su vida hacia la meta que ellos fijen. Esta semana, los quince chicos y chicas que forman la última promoción que ha participado en este proyecto dieron a conocer su experiencia y animaron a otros a apuntarse en el curso que arrancará el 16 de octubre, con el apoyo de la Diputación alavesa, el Ayuntamiento de Vitoria y la Fundación Vital.

Itsasne, una estudiante de Nutrición y Dietética de la UPV, leyó un día la pregunta que le lanzaba el folleto publicitario de Awake: «¿Eres feliz?». Se paró y pensó que quizá no. Que no había hecho nada en su vida porque ella lo decidiera. «Me llamo Itsasne porque mis padres lo decidieron. A los 14 años sabía todas las canciones de Santa Justa Klan porque mis amigas las sabían. Luego dejé de comer porque había que meterse en una talla 36 y fui a la universidad porque había que hacerlo. Pero un día me paré y me apunté a Awake porque yo lo decidí. Lo hice por mí. Y ahora he aprendido a hacer las cosas para mí. Y soy más feliz». Sus palabras fueron aplaudidas por el resto de compañeros. Un grupo formado en su mayoría por estudiantes, trabajadores o desempleados que también vieron en este proyecto una oportunidad para aclarar sus ideas, conocerse mejor y «salir de la zona de confort» en la que vivían para tomar las riendas de su vida.

Les ayudan un equipo de 'facilitadores' formado por psicólogos, coach y terapeutas. «No les aconsejamos ni les decimos lo que tienen que hacer, sino que les facilitamos herramientas para que ellos se descubran a sí mismos, sus emociones, creencias, virtudes...», explica la coordinadora de Awake, Raquel Urtaran. Ella impulsó este proyecto después de dejar un trabajo que no le gustaba y decidir buscar herramientas que le ayudaran a encontrar un nuevo camino. Entonces, llegó a La Akademia, una 'escuela' que impulsó en Barcelona Borja Vilasec y decidió trasladar la idea a Vitoria. «Ahora sé que lo que me llena es ayudar a niños y jóvenes», sentencia.

«Me sentía perdido»

Los responsables de Awake visitan cada año los centros educativos de Vitoria para explicar su proyecto. Y en una de estas presentaciones, Miguel dio el paso. «En ese momento yo me sentía perdido a la hora de tomar decisiones. Ahora he aprendido a hacer autocrítica, a establecer objetivos y perseguirlos, pero poco a poco. Ha sido un viaje a mi interior», afirma este joven que considera que la educación emocional debería darse en todas las escuelas, «pero a niños desde muy pequeños, porque les va a ayudar a desarrollarse como personas».

El proyecto ha cosechado esta semana los elogios de la diputada foral de Fomento del Empleo, Cristina González, y su homóloga en el Ayuntamiento de Vitoria, Nerea Melgosa. González destacó la importancia de una iniciativa como Awake, «que ayude a los jóvenes en edad de decidir su futuro a tomar decisiones con seguridad, conocerse mejor y formarles en valores como el trabajo en equipo». Melgosa, por su parte, resaltó precisamente la relevancia que cobra esta propuesta «en un momento en el que no sabes dónde está el norte y el sur».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos