Dos detenidos en Álava en una operación contra una red que cobraba 3.000 euros a inmigrantes

Dos detenidos en Álava en una operación contra una red que cobraba 3.000 euros a inmigrantes

La Policía Nacional desarticula una organización que regularizaba extranjeros solicitantes de permiso de residencia y arresta a 29 personas en 5 ciudades españolas

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

Golpe a las mafias que se lucran con el tráfico de personas. La Policía Nacional ha desarticulado una organización dedicada a la regularización de inmigrantes, solicitantes de un permiso de residencia por arraigo, a los que cobraba hasta 3.000 euros, y ha detenido a 2 personas en Álava en el marco de un total de 29 detenciones realizadas en cinco ciudades españolas. Concretamente la operación se ha saldado con el arresto de 29 personas, diez de las cuales han sido detenidas en Alicante, 11 en Pamplona, 5 en Zaragoza, 2 en Álava y 1 en Gerona.

Según fuentes policiales, la investigación se inició en Alicante hace unos tres meses, tras constatar que ciudadanos árabes, supuestamente afincados en la localidad alicantina de Monforte del Cid, obtenían la tarjeta de residencia de manera fraudulenta. Estos presentaban en la oficina de extranjeros de Alicante un certificado histórico de empadronamiento de dicha ciudad, sin existir realmente el domicilio que figuraba en el mismo.

Tras el estudio de varias solicitudes, los investigadores observaron que el pasaporte que constaba en el certificado de empadronamiento había sido expedido en fechas posteriores a la que constaba como alta en el padrón, lo que motivó la apertura de una investigación para averiguar una posible alteración en las fechas.

Altas fraudulentas

Los agentes determinaron, tras estudiar varios expedientes de extranjería, que los certificados de empadronamiento aportados eran originales y que no habían sido alterados, por lo que se solicitó del Ayuntamiento de Monforte del Cid los documentos aportados para el alta. Se puso entonces de manifiesto que no existía constancia documental alguna, lo que confirmaba, según las fuentes, la posible existencia de alguna persona que pudiera estar implicada en la introducción de altas fraudulentas en la base de datos de dicha entidad.

Tras realizar los registros de la base de datos del padrón de habitantes, los investigadores confirmaron que 63 personas habían sido dadas de alta en fechas muy posteriores a las que realmente constaba, así como que todas ellas fueron realizadas utilizando domicilios inexistentes. La operación ha sido llevada a cabo por la UCRIF de Alicante colaborando en las detenciones las Comisarías de Pamplona, Zaragoza, Álava y Gerona.