El Consejo de Ministros licita hoy por fin los colectores del Alto Nervión

El río Nervión, a su paso por Llodio, acumula aguas sin depurar. /SANDRA ESPINOSA
El río Nervión, a su paso por Llodio, acumula aguas sin depurar. / SANDRA ESPINOSA

El sistema de depuración podría estar en funcionamiento en 2023 tras una inversión de 65 millones de euros

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

El saneamiento del Alto Nervión, pendiente desde hace tres décadas, quedará hoy por fin desbloqueado en el consejo de Ministros con el anuncio de licitación de la red de colectores. La inversión asciende a 33,6 millones de euros. El director de la Agencia Vasca del Agua, URA, Ernesto Martínez de Cabredo, prevé que antes de que constituya un nuevo Ejecutivo en Madrid, se apruebe también la licitación del proyecto y la obra de las depuradoras de Basaurbe y Markijana, que superarán los 31 millones. La adjudicación podría estar concluida en medio año y las obras se prologarán durante 42 meses, «un plazo mejorable», según Martínez de Cabredo, lo que situaría la puesta en marcha del sistema de depuración en 2023.

El proceso para expropiar los terrenos que necesita el proyecto, está «finalizando» y requerirá 2,5 millones que pagará el Gobierno vasco para obtener 375 parcelas, de las que 265 están en Álava y 110 en Bizkaia. Los ayuntamientos se han comprometido a colaborar en la tarea pese a que solo 36 son públicas.

El plan de saneamiento estaba incluido en el acuerdo presupuestario entre el gobierno de Mariano Rajoy y el PNV para 2018. La aprobación de la moción de censura en junio pasado, retrasó la puesta en marcha de los proyectos. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, explicó que la ejecución de la obra tenía dificultades porque el PSE no pudo aprobar los presupuestos de 2019 y tuvo que prorrogar los anteriores. De forma paralela, el Ministerio trabajó en la aprobación del expediente económico que permitirá iniciar la licitación de una obra largamente esperada en Ayala. Aún así, la Unión Europea tiene abierto un proceso sancionador por el incumplimiento de la normativa de saneamiento.

Desde 1994

La Depuración del Alto Nervión es un proyecto de largo recorrido que se remonta a 1994, cuando el Gobierno estatal asumió la responsabilidad de construir el sistema de depuración en el acuerdo de transferencias acordado con el Gobierno vasco. Entonces, se fijó su construcción antes de 2000. En 1997, el entonces Ministerio de Fomento tenía adjudicado el proyecto y estaba a punto de empezar a construir una única estación en Anuntzibay cuando los vecinos de Areta se movilizaron criticando el emplazamiento y las dimensiones de la depuradora. No fue hasta 2002 cuando Gobierno vasco y Ayuntamientos consensuaron una solución a la depuración de las aguas con tres estaciones en Orduña, Markijana y Basaurbe.

En este tiempo, las instituciones han debatido quién tenía que asumir cada compromiso. También han avanzado en la gestión del ciclo integral del agua, ya que el mantenimiento de cada depuradora, rondará los dos millones de euros anuales. La Diputación alavesa ya ha creado un Consorcio para todo el territorio, al que todavía no se ha incorporado el de Ayala, que aún tiene trabajo por delante en lo que se refiere a la integración de localidades de la zona que no forman parte de él y la actualización de las tarifas para cubrir los gastos de la gestión.

«Resolverá uno de los puntos negros en los ríos de Euskadi»

El saneamiento de la cuenca alta del Nervión es uno de los problemas acuciantes de los ríos vascos. Su población, en torno a 40.000 personas, vierten sus aguas residuales al río sin depurar. Por eso, Ernesto Martínez de Cabredo, director de URA, se mostró ayer satisfecho porque «resolverá uno de los puntos negros que tenemos en los ríos de Euskadi. Es un grave problema que teníamos pendiente y por el que ya estamos apercibidos desde Europa», señaló. Añadió que los primeros proyectos para sanear el río datan de hace medio siglo.