Gil Berzal, nuevo presidente de ABRA

Saúl Gil Berzal. /E. C.
Saúl Gil Berzal. / E. C.

El viticultor, quinta generación de bodegueros en Laguardia, apuesta por la diferenciación: «El terreno en Rioja Alavesa es distinto al resto de la Denominación»

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

El nuevo presidente de la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (ABRA) se encontraba ayer en la Borgoña por motivos de trabajo. Allí recibió Saúl Gil Berzal la noticia de que había sido elegido para sustituir a Gabriel Frías, que cerraba un periodo de ocho años en la junta directiva, los últimos cuatro como máximo responsable. Apenas una hora después atendía a EL CORREO y señalaba que «ahora mi papel es representar a las bodegas de la asociación», un total de 110.

Cuarenta de ellas impulsaron hace dos años 'Viñedos de Álava-Arabako Mahastiak' para incidir en la diferenciación de la comarca riojanoalavesa y la singularidad de sus vinos. Entre ellas la bodega familiar Gil Berzal de Laguardia que ahora dirigen Saúl y su hermano Benjamín en quinta generación. «Estando ahora en Borgoña es inevitable pensar en la importancia de la diferenciación porque el 'terroir' -el terreno- es distinto, la forma de hacer los vinos tampoco tiene que ver según en qué zona estés. Todo no puede ser igual», aseguraba.

Nueva junta directiva

Presidente.
Saúl Gil Berzal.
Vicepresidenta.
Itxaso Compañón (Bodegas El Mozo Wines, Lanciego).
Vocales.
Emilio Aguillo (Solar de Ayala, Páganos), Norberto Miguel (Laukote, Laguardia), Aitor Maza (El Otero, Labastida), Miguel Martínez de Cañas (Araico, Villabuena) y Álvaro Martínez (Idiáquez, Baños de Ebro).

La Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja es «muy grande -más de 65.000 hectáreas de viñedo- como para pensar que todo puede ser igual», insiste Gil Berzal, que reconoce que «tampoco en Rioja Alavesa, incluso en Laguardia que es lo que más conozco, se trabaja de la misma manera. Hay climas distintos, no es igual vendimiar a mano que a máquina, no tiene nada que ver una viña de 80 años con otra más joven». El nuevo presidente de ABRA cree que el acuerdo del pasado mes de agosto en el Consejo Regulador para diferenciar los vinos por zona, municipio y Viñedo Singular «puede haber sido el primer paso». Pero hay que profundizar en esa línea.

Precisamente, si ahora las bodegas que impulsaron 'Viñedos de Álava' vuelven a retomar esa idea de trabajar al margen de la Denominación Rioja, que parecía aparcada por el acuerdo de hace casi un año, obedece a que «existen una serie de incumplimientos», insistió ayer Frías en su despedida. Desde ABRA culpan al Consejo de no tener partidas económicas concretas para publicitar los 'nuevos' vinos.

Saúl Gil Berzal trabaja con 13 hectáreas, «todas en ecológico, y hacemos ocho vinos diferentes, auténticos». Es la diferenciación por la que apuestan en la asociación que ahora lidera, «pero hay bodegas que quieren seguir dentro de la Denominación Rioja. Mi obligación es buscar la mayor unidad posible entre todos». Su llegada al cargo es «el relevo natural porque llevaba ya cuatro años en la junta con Gabriel y conozco los proyectos». Eso sí, a su 'salto' a la presidencia hay que sumar la entrada de jóvenes a la directiva, con lo que la renovación en ABRA es un hecho.