El Ayuntamiento de Vitoria da por hecho que Iturritxu pasará de dos a cuatro carriles con el 'bus exprés'

Una joven, ante una pancarta contra el plan del Ayuntamiento de desdoblar la calle Iturritxu. /IGOR AIZPURU
Una joven, ante una pancarta contra el plan del Ayuntamiento de desdoblar la calle Iturritxu. / IGOR AIZPURU

Contempla la reducción de los carriles para impedir que los vehículos circulen a grandes velocidades

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

La llegada del 'bus exprés' en 2020 obligará a relevantes cambios respecto al tráfico en el entorno de la rotonda de Esmaltaciones, el principal punto negro del tráfico vitoriano por el Sur. El concejal de Medio Ambiente y Espacio Público, Iñaki Prusilla, ha dado por hecho este martes que se desdoblarán los carriles de la calle Iturritxu. Tal y como recomienda el revisado Plan de Movilidad, se pasaría de dos a cuatro carriles, lo que «técnicamente se considera una obra sencilla».

La reducción de anchura de los carriles impedirá que los vehículos circulen a grandes velocidades, con el objetivo de que el entorno no se convierta en una especie de autopista. Además, «así se conseguiría la capacidad de vía necesaria para absorber el pequeño incremento de tráfico que se prevé en esa zona», explicó. La intención del Gabinete Urtaran pasa también por mantener las zonas verdes existentes haciendo que la obra afecte lo mínimo a los jardines.

Consulta a los vecinos

La medida conllevará la eliminación de aparcamientos en Iturritxu, pero Iñaki Prusilla se ha apresurado a indicar que ya se están buscando alternativas «en el entorno», como habilitar un parking en Ariznabarra. Al margen de esta actuación, se desconocen todavía las partidas económicas exactas para el resto de operaciones relativas a la implantación del BEI. El gobierno municipal ya anunció que las posibles soluciones en Esmaltaciones se compartirían con los vecinos para atajar cualquier preocupación que pudiera surgir.

El PP ha puesto en tela de juicio que las obras en Iturritxu sean tan sencillas y ha criticado que se desconozca el número exacto de aparcamientos que se van a eliminar. «Tengo la impresión de que no están satisfechos con este proyecto que todavía no lo han adjudicado y lo están dilatando porque les da miedo la reacción de los vecinos», criticó el concejal popular Alfredo Iturricha.