Las aulas de 2 años de Vitoria sumarán 2.525 alumnos el próximo curso

Un niño juega en una escuela infantil de Vitoria./ EL CORREO
Un niño juega en una escuela infantil de Vitoria. / EL CORREO

En solo siete casos hubo que recurrir a los nuevos sistemas de baremación porque la oferta de plazas «supera la demanda», dice Educación

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

A las puertas de un largo verano por delante, las familias ya han hecho los deberes para el próximo curso. La delegada de Educación en Álava, Blanca Guerrero, dio a conocer este lunes los primeros datos de prematriculación en Álava. Se han realizado un total de 2.525 solicitudes para niños de dos años, los que se incorporan por primera vez al engranaje escolar. La mayoría corresponden a la escuela pública y al modelo D. Son datos aun provisionales y la cifra podría variar para septiembre, cuando el departamento de Educación hará públicas las cifras de alumnos desgranadas por territorios y etapas.

De estas solicitudes realizadas por las familias para los escolares más pequeños, tan solo siete han necesitado ser baremadas ya que la oferta de plazas supera la demanda. Se trata de una cuestión demográfica, y es que cada vez nacen menos niños. Según reconoció Guerrero, «con las tasas actuales de natalidad, los actuales procesos de baremación van a tener cada vez menos sentido». La prematriculación para el curso 2019-2020 llegó con una importante novedad, y es que las familias tenían la opción de escoger 12 posibles centros para sus hijos y todas las opciones serían baremadas. Hasta ahora solo se puntuaban tres. Según los datos ofrecidos por la delegada de Educación, el 93% de los padres ha logrado plaza para sus hijos en la primera opción. También informó de que los criterios del consejo escolar solo han sido necesarios en 30 solicitudes de las realizadas.

Guerrero defendió el actual sistema: «El proceso ha resultado claramente exitoso», dijo. «Las familias pueden solicitar hasta doce opciones diferentes y todas ellas se bareman. Las plazas se asignan en función de la puntuación y el orden de preferencia, con lo que se elimina el factor azar y probabilidad en el acierto de la primera opción. De esta manera se estructura un sistema más justo y equitativo», apuntó la delegada.

La defensa del modelo de prematriculación llega meses después de las críticas de sindicatos y la plataforma por la Escuela Pública Vasca, que llegó a pedir la dimisión de Blanca Guerrero. Consideraban que el punto extra que podían conceder los consejos escolares a las familias que eligieran su centro como primera opción iba totalmente en contra de «la filosofía de la escuela de barrio», fomentaba la segregación y suponía ceder ante las «presiones» de la concertada.