El antzoki de Llodio tendrá terraza y una capacidad máxima de 782 espectadores

El proyecto plantea un edificio semisoterrado con una terraza superior peatonal a la que se accede a través de una rampa. /JAVIER DE LAS HERAS
El proyecto plantea un edificio semisoterrado con una terraza superior peatonal a la que se accede a través de una rampa. / JAVIER DE LAS HERAS

El edificio, de cristal y madera, tendrá una plaza ante la entrada, una rampa de acceso desde Altzarrate y no afectará a los edificios colindantes

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Después de más de veinte años debatiendo acerca de la necesidad de un teatro en Llodio, ayer se presentaron los planos del proyecto 'Ágora,' que ha ganado el concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento para resolver el encaje arquitectónico del edificio en la parcela de Altzarrate. Firmado por el arquitecto barcelonés Javier de las Heras Solé, el diseño resuelve las aspiraciones llodianas con un edificio semisoterrado cuya terraza - uno de sus principales atractivos- estará a la altura de los soportales del edificio de Patricia Bilbao número 1 y comunicada con ellos. «Convive en armonía con los edificios de al lado», explicó ayer el alcalde, que señaló la entrada actual de los garajes de Altzarrate como acceso común para los camiones que lleguen al teatro con el atrezo de los espectáculos. «Además, no hay puntos negros», añadió el responsable de Urbanismo, Ander Larrinaga.

Se trata de un edificio de tres plantas y 1.793 metros cuadrados construidos, dividido en dos volúmenes; el patio de butacas por un lado, forrado de cristal, y el espacio escénico, de madera. Otro de sus rasgos distintivos es la escalera que recorre la fachada de la calle Altzarrate para llegar a la terraza superior y a la cafetería, que estará en el interior y tendrá su propia entrada. El edificio carece de centro social para el barrio, como ya avanzó EL CORREO en su día, pero esta cafetería podría hacer una función similar. La rampa que discurre por esa fachada, lo hace entre dos paneles de vidrio que de las Heras ha propuesto como «una pantalla acústica para reducir el sonido de los trenes». Los camerinos y espacios de ensayo se distribuyen en el lado más cercano al numero 1 de Patricia Bilbao.

Al soterrar parte del edificio, se genera una zona en el que se propone crear un espacio escénico al aire libre que complete la oferta del teatro porque la fachada de la calle Arantzar «es un posible soporte para proyectar la programación, imágenes o películas».

Aforo

El patio de butacas se plantea en el anteproyecto como un espacio versátil en el que pueden tener cabida desde 382 a 782 personas en función de cómo se distribuyan las butacas y los espacios. El diseño inicial propone «una bancada central retráctil y que las tres primeras filas puedan escamotearse para hacer un pequeño foso, que permitiría ofrecer otras actividades, aunque reduciría el aforo», explicó Añibarro. En lo que se refiere a la calidad acústica de la sala, el proyecto cuenta con la colaboración de EKO, Ingeniería Acústica, S.L., responsable de la calidad de sonido del Centro Superior de Música del País Vasco, Musikene.

Añibarro explicó ayer que «a nivel urbanístico, se trata de una solución idónea. Esa rampa de acceso hace que la plataforma superior sea accesible», señaló mientras apuntaba que «ha coincidido el criterio político y técnico». Entre estos últimos se encontraban representantes de los colegios de arquitectos vasco navarro, catalán y madrileño, un técnico de gestión cultural y los responsables municipales de urbanismo y de desarrollo rural y urbano.

Cinco millones

El presupuesto estimado para la ejecución de este proyecto es de 3 millones de euros, a los que habrá que sumar el equipamiento, unos cinco millones en total. El equipo de gobierno, integrado por PNV y PSE, explicó ayer que ya ha establecido los primeros contactos con otras instituciones para comunicar la puesta en marcha del proyecto y esperan que haya buena disposición para colaborar en su financiación.

Con un estudio tan preliminar, fijar los plazos para poner en marcha es proyecto resulta arriesgado, pero Añibarro señaló que los planos definitivos deben estar redactados a finales del próximo año y añadió que «nos gustaría que la obra empezase en 2021 o 2222» porque en ese intervalo, hay que hacer la adjudicación. En todo caso, confió en que «dado que estamos al principio de la legislatura, podamos hacer el esfuerzo para ejecutarlo en estos cuatro años».

«Una deuda histórica con Llodio»

El propio alcalde, Ander Añibarro (PNV), calificó ayer de «deuda histórica» el teatro llodiano, y su compañero de equipo de gobierno, Juanje Merchán (PSE), añadió que «se trata de un proyecto imparable».

Llodio ha debatido mucho a largo de los últimos años acerca de dónde debía construirse este teatro. Se barajó el parque de Lamuza, el aparcamiento de la escuela de FP y EH Bildu incluso encargó un anteproyecto para hacerlo en el solar excavado junto al Ayuntamiento. La apuesta por Altzarrate fue inicialmente del PNV en solitario, pero en 2009, logró el respaldo del PSE y en la pasada legislatura, el de EH Bildu, que puso en marcha el concurso que acaba de fallarse. Solo Omnia no comparte la ubicación elegida, aunque Añibarro recordó ayer que «ya han dicho que no van a obstaculizar el proyecto» al que todavía le quedan varios años de recorrido para que se convierta en realidad.