Absuelven a la directora de Montessori School de un delito de coacciones

Montessori se encuentra en la actualidad ubicado en el Bakh. /Rafa Gutiérrez
Montessori se encuentra en la actualidad ubicado en el Bakh. / Rafa Gutiérrez

La profesora que presentó la denuncia, que también le ha acusado de despido nulo, recurrirá el fallo

Nerea Pérez de Nanclares
NEREA PÉREZ DE NANCLARES

La impulsora del colegio Montessori School Vitoria, Carmen Parra, ha sido absuelta de un delito leve de coacciones del que había sido acusada por una profesora del centro. La denunciante ha anunciado que recurrirá el fallo emitido por el Juzgado de Instrucción número 1.

La profesora del centro relató en el juicio que Carmen Parra le obligó a trabajar nueve horas sin descanso, a cobrar dinero en efectivo por extraescolares a los padres con el que luego pagaba a otros trabajadores, a soportar continuamente bajas temperaturas que le provocaron varios episodios de infección de orina y a recuperar las horas de baja. También explicó que le ordenó limpiar dependencias comunes del colegio y realizar tareas administrativas en las que manejaba datos confidenciales de las familias. Por su parte, la denunciada negó todas las acusaciones y aseguró que la denuncia fue motivada por una situación particular de descontento.

La jueza considera que no existen pruebas que acrediten la situación de acoso continuado y enmarca los hechos en un contexto de «conflicto laboral». Pese a que la magistrada no ve indicios de delito penal, en su fallo afirma que queda probado que Carmen Parra es la directora/presidenta de la Asociación Pedagógica Montessori, creada para desarrollar el proyecto del colegio que se encuentra en la actualidad ubicado en el Bakh. Esto demuestra que Parra ha realizado labores de dirección en la escuela mientras estaba de baja en el colegio público donde tiene plaza, el Príncipe de España de Miranda de Ebro. Un hecho que ha motivado la apertura de un expediente por parte de la Junta de Castilla y León para determinar si ha incurrido en una incompatibilidad profesional, que sigue su curso.

De forma paralela, la denunciante también ha interpuesto una denuncia por despido improcedente contra Parra, «porque me echó mientras estaba de baja por ansiedad».

Este centro también está siendo investigado por la Fiscalía de Menores, después de la que el Departamento de Educación del Gobierno vasco pusiera en su conocimiento que se trata de un centro no homologado y, sin embargo, cuenta con alumnos en edad de cursar la etapa obligatoria de Primaria. Eso, después de que el Ejecutivo autónomo enviara una carta a los padres de estos niños para ofrecerles un cambio de centro. Algunos se han negado.

Este colegio funciona desde el curso 2016-2017, pese a no contar con la autorización oficial para ello. De hecho, el Ayuntamiento estudia si concede la licencia de actividad educativa, ya que hasta ahora sólo cuenta con la de ocio infantil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos