Una matrona de La Rioja decide parir en casa y su bebé muere horas después en Cruces

Área de cuidados intensivos de la Unidad de Pediatría del Hospital de Cruces./FERNANDO GÓMEZ
Área de cuidados intensivos de la Unidad de Pediatría del Hospital de Cruces. / FERNANDO GÓMEZ

El parto se complicó más de lo previsto y se decidió trasladar a la madre y al pequeño de Logroño al hospital vizcaíno, donde resultó inútil todo intento por salvar la vida del niño

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

Parir en casa es una actividad de alto riesgo. Lo viene diciendo desde hace años la Unión Europea, y Osakidetza se ha visto obligada a recordarlo tras la muerte esta semana, según ha sabido EL CORREO, de un bebé, hijo de una matrona. La mujer dio a luz en su domicilio de La Rioja el pasado lunes en un parto que se complicó y puso en riesgo la vida del recién nacido. La situación se enredó tanto que madre e hijo tuvieron que ser conducidas al hospital de Cruces, preparado para atender situaciones complejas y dotado con una avanzada unidad de Neonatología. Todos los esfuerzos por sacar adelante la vida del pequeño resultaron, sin embargo, infructuosos.

España, y Euskadi en particular, están consideradas por la UE como ejemplo de modelo asistencial al parto, porque -según las estadísticas- ofrecen una garantía de mayor seguridad tanto para la madre como para la criatura. «Dar a luz en tu domicilio es jugártela, hoy en día carece de todo sentido», recalca el jefe de Ginecología y Obstetricia del hospital de Cruces, Txanton Martínez-Astorquiza, presidente de la sociedad española de la especialidad, SEGO.

El pequeño llegó al centro sanitario de Barakaldo en una situación tan delicada que se decidió someterlo a una terapia de hipotermia programada. El tratamiento consiste en bajar la temperatura del recién nacido hasta los 33,5 grados durante 72 horas para, pasado este tiempo, volver a recalentarlo hasta alcanzar de nuevo los 36,5. Esta intervención -que se practica en contados hospitales- permite reducir tanto la mortalidad como la discapacidad mayor en los bebés que sobreviven a un episodio de falta de oxígeno. Osakidetza se negó a confirmar todos estos datos; y su información sobre el caso se limitó a corroborar la muerte en Cruces de un recién nacido procedente de La Rioja.

Riesgo: uno de cada tres

El Servicio Vasco de Salud, siguiendo las directrices de la SEGO, ha apostado por desarrollar unidades de Ginecología y Obstetricia donde los alumbramientos sean lo más parecidos posible al parto natural. Siguiendo este modelo, dos de cada tres, el 65%, se practican sin ningún tipo de instrumental quirúrgico; sin rasurar a la madre, ni practicarle enemas o episiotomías y con una cantidad mínima de anestesia epidural, con el objetivo de que pueda empujar y sentir el nacimiento de su bebé.

Hace un siglo morían en el País Vasco 35 de cada mil bebés al año, mientras que en la actualidad son cinco

En uno de cada tres partos se necesita recurrir, en cambio, a una o varias técnicas. «Si tenemos que ayudar a nacer al 35% de los bebés, eso significa que si todas estas mujeres dieran a luz en su casa, tendríamos complicaciones difíciles de resolver en uno de cada tres casos», afirma el ginecólogo de Cruces.

Los alumbramientos son cada vez más complicados para la madre y el niño por el retraso de la maternidad

La sociedad que preside tiene muy claro que alumbrar un bebé en casa conlleva un riesgo innecesario. «No me atrevo a decir que el parto en casa debería estar prohibido porque vivimos en un país libre. Pero me parece mal porque no estamos preparados para atender en un domicilio las posibles contingencias sanitarias que pueden darse en una urgencia de este tipo. Ni en Euskadi, ni en España, ni en la mayoría de los países europeos», explica el presidente de los ginecólogos y obstetras.

Uno de los países donde más abortos y muertes de recién nacidos se produce en la UE es Holanda, cuna del parto a domicilio, donde mueren diez de cada mil bebés entre la semana 22 de gestación y la siguiente al nacimiento. En España, como en Suecia, son menos de cinco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos