El alcalde de Muxika: «Nadie se esperaba esto. No habíamos recibido ninguna alerta»

Imagen de uno de los coches anegados por el agua en Muxika. / Bomberos Bizkaia/Vídeo: EC

Aitor Goldaraz explicó ayer que una tromba de agua pilló por sorpresa a los vecinos y visitantes de la localidad

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

«Nadie se esperaba esto. No habíamos recibido ninguna alerta de que algo así nos pudiera pasar», dijo este jueves por la noche el alcalde de Muxika, Aitor Goldaraz. Esta localidad ha sido la gran castigada por las fuertes lluvias que azotaron en la tarde del jueves a lo largo y ancho del territorio vizcaíno.

Goldaraz, en declaraciones a Radio Euskadi, relató cómo la «tromba de agua» sorprendió a media tarde a vecinos y visitantes de la localidad vizcaína. «No habíamos recibido ningún aviso. Otras veces sí recibimos alertas de fuertes lluvias pero esta vez no. Nadie se esperaba algo así», señaló el regidor. «La peor parte se la ha llevado la confluencia de dos ríos. En esa zona, el agua ha llegado a casas y establecimientos. Un desastre», añadía sin todavía creerse lo que había pasado.

Más información

Mención aparte merecen los conductores que no podían salir de sus vehículos, atrapados en gigantescas balsas de agua. «Han tenido que sacarlos de ahí los bomberos y al final han tenido que ser acogidos por varios vecinos en sus casas», señalaba Aitor Goldaraz. Y es que, aunque los propietarios de los coches rodeados por el agua hubieran querido volver a sus hogares, habría sido imposible. Muxika permanece incomunicada.

«Las dos carreteras de acceso a nuestro pueblo están cortadas», informaba el alcalde, que no quiso valorar las consecuencias de la tromba de agua. «Sabemos que hay caseríos desalojados y que el ganado ha sido puesto a salvo en las zonas más altas. Mañana habrá tiempo de sobra para valorar los daños», terminaba Goldaraz que se mostraba esperanzado por la progresiva bajada del nivel del agua en las zonas inundadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos