Masiva manifestación en Otxarkoaga para reclamar más seguridad

Concentración en Otxarkoaga como repulsa al doble crimen. / IGNACIO PÉREZ / VÍDEO: FACEBOOK Sucesos Otxarkoaga - Txurdinaga

Más de 3.500 vecinos gritan «Basta ya» tras el doble crimen de ayer en una marcha que acabó con insultos e increpaciones al alcalde

MARTIN IBARROLA y JOSÉ DOMÍNGUEZ

Más de 3.500 vecinos de Otxarkoaga,según fuentes policiales, han salido a la calle bajo la lluvia para expresar su indignación tras el asesinato de un matrimonio de octogenarios este jueves en una vivienda del barrio. Tras una pancarta en la que puede leerse «Otxarkoaga se mueve. Basta ya», los residentes en esta zona alta de Bilbao exigen a las instituciones que pongan solución a esta sensación de inseguridad que actualmente tenemos en el barrio». Les han acompañardo el alcalde Juan María Aburto y representantes de los partidos políticos presentes en el Consistorio.

El manifiesto redactado por las asociaciones vecinales es exigente con el Ayuntamiento bilbaíno. «No queremos más palabras bonitas, ni promesas, queremos soluciones a una situación que desgraciadamente se esta repitiendo. Otxarkoaga es un barrio vivo, amable y solidario. No nos merecemos que sucedan este tipo de sucesos», aseguran.

El ambiente en la manifestación está siendo tenso. De hecho, el alcalde Aburto ha sido increpado e incluso insultado al comienzo de la concentración y en el momento en el que la abandonaba. Aburto dejó Otxarkoaga entre gritos de «sinvergüenza» y «tú si que vas protegido, no como nosotros»

El barrio bilbaíno de Otxarkoaga ha amanecido hoy sepultado por los rumores sobre el doble crimen cometido ayer, pero, sobre todo, por el «miedo y rabia». Miedo, porque desde que se supo lo del asesinato, la gente está muy asustada, hablando de ir a las cerrajerías a poner un pestillo mejor o a encargar unos barrotes para las ventanas. «Es que todo el mundo sospecha que los asesinos entraron en el domicilio de los ancianos por esta vía. Es un segundo piso, pero muy bajito, como si se tratase de un primero», afirma A. P., un joven de Otxarkoaga.

«Y luego está la rabia. Esto ha sido un paso más allá, hay muchos pequeños hurtos, pero una cosa es que un chavalito te meta la mano en el bolso y te robe y otra muy distinta que alguien se introduzca en tu casa, que es tu guarida, tu lugar seguro... y encima de noche», comenta.

Hoy, el día después del trágico suceso, es momento de «mostrar todo nuestro apoyo a la familia, pero también de pedir a las instituciones que tomen medidas». Los colectivos vecinales del barrio -que cuenta con una intensa red asociativa- esperaban una masiva asistencia a la concentración en la plaza Kepa Enbeita, junto al metro. «Es que esto ya ha sido la gota que ha colmado el vaso», subrayan algunos de sus integrantes.

Una Policía de calle, que las patrullas de Seguridad Ciudadana ‘controlen’ ciertos puntos del vecindario «donde todo el mundo sabe que hay movimientos extraños», que se facilite poner denuncias en la comisaría del propio barrio... a juicio de los representantes del movimiento vecinal, hay mucho que mejorar. El colectivo, también preocupado por si resucita la mala imagen que antaño tenía Otxarkoaga, estudiará si la concentración es el primer paso para una movilización más amplia. Aunque coinciden con el Ayuntamiento en la necesidad de mantener la calma, consideran que el problema de la delincuencia está presente en la zona desde hace años e instan a las instituciones a «hacerle frente de una vez por todas»: «No pueden tapar más la sensación de inseguridad que se está generalizando».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos