Los bonos turísticos vuelven a venderse tras ocho meses en suspenso

Cartel promocional de la tarjeta, que se vende desde el lunes pasado/
Cartel promocional de la tarjeta, que se vende desde el lunes pasado

La nueva Bilbao Bizkaia Card sustituye a la que fue retirada en febrero por impagos de sus gestores y permite viajes ilimitados en transporte público y descuentos en ocio

Miguel Pérez
MIGUEL PÉREZ

La Diputación y el Ayuntamiento de la capital han recuperado la iniciativa Bilbao Bizkaia Card, una tarjeta destinada a promover el turismo dentro del territorio mediante la comercialización de un único bono válido para el transporte público y la obtención de descuentos y diferentes beneficios en museos, visitas guiadas, comercios, restaurantes u hoteles. El bono puede adquirirse ya en las oficinas de turismo de Bilbao (plaza Circular, 1, y Alameda de Mazarredo, 66) y se oferta con tres tarifas diferentes (10, 15 y 20 euros) en función de su periodo de vigencia: 24, 48 y 72 horas.

Al detalle

Precio.
Se vende por 10, 15 y 20 euros en función de que se utilice 24, 48 o 72 horas. Antes costaba entre 30 y 40 euros.
Descuentos.
En más de 46 establecimientos. En el Guggenheim y el Bellas Artes, en vez de tarifa reducida, hay acceso preferente.

La expedición del pase termina con el limbo en el que se encontraba desde febrero, cuando la institución foral lo retiró de la venta y rescindió el contrato con la empresa que lo explotaba por incumplir los pagos fijados en los convenios. Tanto el Guggenheim como el Puente Colgante ya habían avisado un par de meses antes de este incumplimiento, por lo que la Diputación decidió buscar unos nuevos gestores.

La tarjeta entró en funcionamiento por primera vez en 2014 y supuso ampliar el radio de acción del pase turístico que hasta entonces servía solo en Bilbao. La idea consistía en aumentar la oferta de entidades colaboradoras con el objetivo no solo de incrementar el periodo de estancia de los visitantes, sino de fomentar también el estilo de turismo rápido, pero abierto a conocer el mayor número de atractivos posibles propio de las escapadas de fin de semana. Y, sobre todo, se trata de evitar que los turistas se queden únicamente en la capital vizcaína, procurándoles incentivos para desplazarse al resto del territorio. Los últimos datos sobre esta iniciativa arrojaban unas cifras de venta cercanas a las 2.000 tarjetas anuales.

Del metro al funicular

La nueva Bilbao Bizkaia Card introduce ligeras modificaciones respecto al modelo anterior -entre ellas, su precio, más reducido-, aunque en sustancia el mecanismo de funcionamiento es idénticor. Los usuarios disponen de viajes ilimitados -«es uno de los grandes atractivos», señalan fuentes de las dos instituciones promotoras- en todas las líneas de Metro, el tranvía, Bilbobus, Bizkaibus y los funiculares de Artxanda y La Reineta. Asimismo, «permite realizar gratuitamente» las visitas guiadas de Bilbao Turismo por el Casco Viejo, El Ensanche y Abandoibarra.

Los museos representan «uno de los planes preferentes» de los visitanteas y en ese sentido el bono incluye descuentos en el precio de entrada de la mayoría. «En los casos del Guggenheim y el museo de Bellas Artes, en lugar de tarifa reducida, se ofrece acceso preferente sin necesidad de aguardar colas», señala el comunicado oficial. En cuanto a restaurantes, comercios y alojamientos, la iniciativa cuenta con más de 46 establecimientos asociados.

Temas

Turista

Fotos

Vídeos