elcorreo.com
Lunes, 21 abril 2014
cubierto
Hoy 7 / 11 || Mañana 4 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Policías y militares retienen a Correa

MUNDO

Policías y militares retienen a Correa

Los rebeldes cercaron al presidente en un hospital y obligan a decretar el estado de excepción

01.10.10 - 03:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, permanecía esta madrugada retenido a la fuerza en un hospital militar de Quito, donde ingresó por la mañana tras ser atacado por un grupo de policías y militares insubordinados que se amotinaron en la principal base militar de la capital para protestar por una nueva ley que reduciría sus beneficios, ascensos y condecoraciones. El gobernante, que decretó el estado de excepción, acusó a la oposición de estar detrás del «intento del golpe de Estado».
Convocados por los miembros del Gabinete, centenares de simpatizantes del mandatario socialista -incluidos discapacitados, mujeres y niños- intentaron rescatar al presidente, pero los rebeldes se lo impidieron lanzando gases lacrimógenos. En esos enfrentamientos una persona habría muerto y un número ideterminado habría resultado herido.
Ernesto González, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, señaló que los militares «estamos subordinados a la máxima autoridad que es el señor presidente de la República». Sin embargo, el Ejército no salió a la calle a controlar a sus compañeros. Quizá no lo permitió el mismo mandatario, porque insistió en que «sigo gobernando». El vicepresidente Lenin Moreno no quiso reemplazarlo e insistió en que Correa era el único presidente. Además hizo un llamamiento a «defender con toda energía la democracia».
Los uniformados que cerraron el aeropuerto de Quito todo el día, lo abandonaron anoche. Poco después, se reanudaron los vuelos. Casi a la misma hora, un grupo de insubordinados irrumpía en las instalaciones del canal de televisión pública de Ecuador. Mientras tanto, en el resto del país se mantenían comercios y escuelas cerradas, y reinaba la zozobra enter los ciudadanos.
Reunión con los rebeldes
Correa confirmó que recibió en una de las habitaciones del centro hospitalario a una delegación de los rebeldes, a quienes explicó que habían sido desinformados y manipulados por fuerzas de oposición. El mandatario ofreció dialogo, pero afirmó contundente: «olvídense de cualquier acuerdo mientras no pueda salir del hospital», al tiempo que insistió en que que los uniformados lo mantenían en el centro sanitario en contra su voluntad y que los cabecillas de la revuelta «deberían ser sancionados».
Medios locales habían aventurado que quizá sus asesores preferían mantener al presidente en el hospital hasta que se calmara la violencia que reina en las calles de la capital. En todo caso, Correa, impulsor de la 'Revolución Ciudadana' y con una popularidad del 70 %, está siendo tratado con suero para contrarrestar el efecto de los gases lacrimógenos y tras haber sufrido un a torcedura en la misma pierna de la que fue operado hace una semana.
La revuelta comenzó por la mañana, cuando unos 800 militares y policías tomaron el Regimiento Quito y paralizaron el aeropuerto y el acceso al Parlamento para reclamar sus beneficios laborales. Su medida fue seguida en varias ciudades del país. Según Correa, la iniciativa de los policías y militares es «una conspiración que se ha venido preparando desde hace tiempo».
El caos se desató tras la reunión que mantuvo el presidente con los insubordinados. No lo dejaban entrar. Desde una ventana, visiblemente alterado, se desabrochó la corbata y la camisa ofreciendo su vida: «Señores, si quieren matar al presidente, aquí está. Mátenme si les da la gana, mátenme si tienen valor, en vez de estar en la muchedumbre, cobardemente escondidos». Al salir fue vapuleado y atacado con gases lacrimógenos. Con muletas y casi sin escolta, quedó a merced de los rebeldes que lo zarandearon y golpearon. Después fue internado en el hospital, donde permanecía al cierre de esta edición.
Esta crisis se suma al disgusto del presidente con sus diputados, que votaron contra la ley en cuestión. Según la ministra de la Política, Doris Solís, Correa pensaba disolver el Parlamento y convocar elecciones generales anticipadas.
En Tuenti
Policías y militares retienen a Correa

Correa tuvo que ser rescatado después de que los uniformados le lanzaran gases lacrimógenos. :: AFP

Policías y militares retienen a Correa
Policías y militares retienen a Correa
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.