Urtaran cierra la permuta de la gasolinera Goya para hacer la oficina de turismo

La estación Goya, en la que se proyecta instalar la nueva oficina de turismo y una tienda a nivel de calle y el centro Schommer en la primera planta./Igor Aizpuru
La estación Goya, en la que se proyecta instalar la nueva oficina de turismo y una tienda a nivel de calle y el centro Schommer en la primera planta. / Igor Aizpuru

El Ayuntamiento conseguirá el edificio a cambio de que su propietaria, Repsol, reciba un amplio local comercial en Salburua

IOSU CUETO

Fin de la negociación. El Ayuntamiento por fin tiene en bandeja la posibilidad de hacerse con uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, ahora abandonado en pleno centro pero que está llamado a convertirse en la próxima oficina de turismo de Vitoria y el centro Schommer. Según ha podido saber EL CORREO, el Gabinete Urtaran acaba de cerrar un acuerdo de permuta con Repsol, propietaria del inmueble, para que entregue a la ciudad la antigua estación de servicio a cambio de un local comercial ubicado en Salburua. Aunque el acuerdo es total, esta operación urbanística necesitará del visto bueno de la sociedad Ensanche 21, dueña de la lonja, que tratará esta cuestión en su consejo de administración del jueves. El gobierno necesitará del respaldo de uno de los principales grupos de la oposición -el PP o EH Bildu- para desbloquear definitivamente este proyecto.

El Gobierno PNV-PSE solicitó una tasación del edificio Goya para conocer su valor exacto antes de lograr su titularidad. El principal objetivo de los departamentos de Urbanismo y Hacienda, ambos dirigidos por la concejala jeltzale Itziar Gonzalo, siempre ha sido evitar la compra del inmueble. Por eso se puso sobre la mesa la posibilidad de una permuta conveniada con Repsol, aunque tampoco se descartó que, llegado a un punto, no hubiera más remedio que adquirir la estación de servicio.

Finalmente, no hará falta que el Ayuntamiento se rasque el bolsillo. De hecho, logrará un pequeño saldo positivo a su favor con la operación. La razón es que la gasolinera de la calle Monseñor Cadena y Eleta ha sido valorada en 650.000 euros, mientras que el local que Repsol ha elegido en el número 16 de Portal de Elorriaga -una lonja terciaria de 1.267 metros cuadrados- está tasada en 780.000 euros. La diferencia será abonada por la compañía al Consistorio. Además, la firma se ha comprometido a entregar la gasolinera «con la descontaminación realizada en base a las exigencias autonómicas establecidas para el futuro uso del edificio».

Visitantes

De esta forma, el Ayuntamiento acaricia la posibilidad de dar un uso a estación Goya, un icono arquitectónico del movimiento moderno que languidece frente al parque de La Florida cuatro años y medio después del cierre de sus surtidores por falta de clientes. El Gobierno se había planteado ‘resucitar’ este inmueble dentro de su ‘Masterplan Centro’, el proyecto de rehabilitación del corazón urbano mediante la remodelación de espacios públicos y la reutilización de edificios en desuso. En estos momentos, el lamentable estado del inmueble es lo primero que ven los turistas que llegan a Vitoria en visitas organizadas al bajar del autobús, dado que estas excursiones suelen parar en la misma puerta de Goya. Para evitar esa mala imagen, el Consistorio adecentó este año el edificio colocando unos paneles con fotografías de la ciudad.

Centro Schommer

Como avanzó este periódico en verano, el Gabinete Urtaran quiere que el histórico edificio construido en 1935 incluya en su planta baja, de 675 metros cuadrados, la nueva oficina de turismo y una pequeña tienda en la que se ofrecerán productos de merchandising. También se instalará una electrolinera o punto de recarga de coches eléctricos.

En el primer piso, que ocupa 525 metros cuadrados, se habilitará un espacio expositivo dedicado a la obra del fotógrafo vitoriano más internacional, Alberto Schommer, que falleció en 2015 sin ver cumplido su deseo de contar con un espacio en la ciudad para exhibir su legado. Este es un empeño personal de la concejala de Cultura, Estíbaliz Canto, desde que el PSE entró en el Gobierno. La edil siempre ha dicho que Vitoria debe «saldar una deuda» con el autor. En esta planta también habrá un pequeño ‘office’ con máquinas de vending.

El Gabinete Urtaran también quiere aprovechar la pequeña casa de piedra situada frente a la gasolinera -el antiguo ‘Txoroleku’ infantil- para habilitar un espacio dedicado a la bicicleta, con la posibilidad de alquilar y arreglar estos vehículos.

Pero antes de todo eso, la sociedad municipal Ensanche 21 deberá formalizar dos trámites que encarrilarían el proyecto. El primero será la aprobación de la permuta con Repsol, que se votará este jueves. Y el segundo, la posterior cesión de la gasolinera de Ensanche 21 al Ayuntamiento. Si PP o EH Bildu respaldan la operación, las obras de la oficina de turismo empezarán en 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos