La Marcha Familiar Green a Armentia y las 10 curiosidades que quizá desconozcas del recorrido

Un grupo de caminantes, en una marcha anterior. /Roberto Arnaiz
Un grupo de caminantes, en una marcha anterior. / Roberto Arnaiz

A las 10.30 horas de este domingo comienza una ruta en la que los caminantes pueden disfrutar de una mañana de actividad física en el entorno natural, de un acto solidario y de un paseo en una zona cargada de historia

SERGIO CARRACEDO

Este domingo, a las 10.30 horas, dará comienzo la VI ‘Marcha Solidaria Green’ que organiza EL CORREO y que unirá el centro de Vitoria con el corazón del bosque de Armentia, una de las joyas del Anillo Verde de la capital vasca. Con salida y llegada en la plaza de España, la ruta recorrerá 10 kilómetros, una pequeña distancia en la que se alterna la señorial arquitectura de diversas épocas con la naturaleza de los Montes de Vitoria.

En las dos o tres horas que dura la marcha, los caminantes que se animen a disfrutar de esta ruta podrán disfrutar de una mañana de actividad física en el entorno natural, de un acto solidario y de un paseo en una zona cargada de historia. Con la ayuda de Koldo Treviño y Leonardo Trejo, del club de montaña Iturribero que también colabora en la marcha, ofrecemos a continuación algunas de las curiosidades que harán del recorrido, además, una experiencia histórica y también cultural.

  • 1

El itinerario sigue un tramo del Camino de Santiago alavés. La ‘Marcha Familiar Green’, parte de la plaza de España para encaminarse por la vieja ruta a Compostela en su variante alavesa, que desde la Virgen Blanca toma las calles peatonales hacia el parque de La Florida, el paseo de La Senda y el paseo de Cervantes. Las últimas dos calles por las que coinciden la marcha y la vía de peregrinación son la Avenida de San Prudencio y el paseo del Peregrino. Al final de esta calle, cuando la marcha se interna en los caminos de Armentia, el camino del apóstol prosigue recto, por la A-4164, hacia el pueblo de Gometxa, mientras la propuesta dominical se interna en el bosque de Armentia.

  • 2

La plaza de España «es un cuadrado perfecto». Este conjunto monumental, diseñado por el ilustre arquitecto vitoriano Justo Antonio de Olaguíbel, data de finales del siglo XVIII y forma parte del diseño que permitió unir el Ensanche neoclásico de la ciudad cuando esta inició su expansión desde el Casco Medieval. Con una estratégica ubicación, entre las dos torres (San Miguel y San Vicente), forma un cuadrado perfecto de 220 pies castellanos, la medida mínima de la época para poder albergar corridas de toros, al tiempo que los balcones son palcos del Ayuntamiento, según ilustra el arquitecto Ramón Ruiz-Cuevas, coautor del libro 'Olaguíbel'. Todo se hizo en 14 años; en 1782 Olaguíbel firma los planos de la plaza y la obra se acaba en 1796.

  • 3

Los miradores 'bioclimáticos' de Vitoria. Tras salir de la céntrica plaza, en el Ensanche, es posible contemplar los miradores tan característicos de Vitoria, que no son más que los precursores de las actuales casas bioclimáticas. «En verano los tejados de cinc reflejan el sol y el calor, mientras que en invierno, el sol va más bajo y entra en las casas para calentar los interiores», asegura Treviño.

  • 4

El edificio del Parlamento vasco fue un instituto de enseñanza. Es la sede de la Cámara vasca desde 1980, pero antes fue el antiguo instituto de secundaria Ramiro de Maeztu, que favoreció que Vitoria fuera denominada como la Atenas del norte. Fue durante la segunda mitad del siglo XIX, en uno de los períodos más fecundos de la historia de la ciudad desde el punto de vista de la cultura y las ciencias.

  • 5

El parque de La Florida tiene casi 200 años. Se diseñó hacia 1820 y cuenta con 200 especies de árboles. De estilo romántico francés, cuenta con un riachuelo, una gruta y bosques de especies autóctonas y exóticas, traídas posteriormente, lo que obligó a ampliar el parque hacia 1855. Junto a la Casa de la Cultura se halla el Jardín Secreto del Agua, que ocupa un espacio de 3.100 metros cuadrados, en una zona donde antiguamente se ubicaban las huertas de los conventos cercanos y los viveros que abastecían al parque de La Florida. El jardín, de bajo consumo de agua, contiene un total de 29 especies de arbustos, plantas vivaces y gramíneas.

  • 6

La zona noble de Vitoria y el capital del tráfico de personas. Tras dejar atrás La Florida, la marcha prosigue por la zona noble del Ensanche vitoriano, conocida como el Paseo de La Senda, que tiene su continuidad por el Paseo de Fray Francisco. En este área hay un buen número de palacios, construidos en su mayoría en el siglo XX. Destaca, en el número 2, el palacio Zulueta, sede de la Green Capital 2012 y antes de la Fundación Sancho el Sabio, y no muy lejos, el palacio Augustin-Zulueta, cuya dueña sólo pudo disfrutar un año. Ambos fueron construidos con el capital de Julián de Zulueta, avezado comerciante que acumuló una gran fortuna en Cuba y tratado como «el último gran negrero de Cuba», por el historiador Hugh Thomas en el libro 'La trata de esclavos’. Al margen de los Zulueta, destacan otras construcciones como Villa María, Villa Sofía, Villa Vergara o Ajuria Enea, residencia de la familia Ajuria desde su construcción, en 1920, para pasar en 1965 a la orden religiosa de las Madres Escolapias, quienes lo transformaron en un centro de enseñanza. En 1976, fue adquirido por la Diputación Foral de Álava para convertirlo en el museo de arte vasco. Desde 1980 es la residencia oficial del lehendakari.

  • 7

Mendizorroza es uno de los estadios más antiguos del fútbol profesional. Inaugurado en 1924, el coliseo alavesista ha cumplido esta primavera 93 años, lo que le convierte en el tercero más antiguo, tras el Molinón (Gijón) y Mestalla (Valencia).

  • 8

Armentia y 'la casa de San Prudencio'. Enclavado en la zona más elevada y céntrica del pueblo de Armentia hay un palacio de estilo neoclásico que, según la tradición, fue donde nació el ilustre obispo alavés. Sin embargo, el edificio actual nada tiene que ver con San Prudencio sino que se trata de la residencia de los Díaz de Espada, construido sobre proyecto de Justo Antonio de Olaguíbel, en el año 1806, como remodelación de una casa existente. La tradición oral indica que San Prudencio nació en el siglo VII en el solar que ocupa ahora esa edificación. En su recuerdo, encima de la puerta hay un óvalo, dentro del cual se sitúa un busto de San Prudencio. La marcha pasa frente a la estatua de este Santo y cerca de la basílica de San Prudencio de Armentia, románica del siglo XII. De este periodo conserva el ábside semicircular, el crucero y los elementos decorativos. En 1776 se llevó a cabo una gran reforma del conjunto, rodeado en la actualidad de un parque con áreas de descanso, merenderos y fuentes.

  • 9

Bajo la vigilancia del castillo de Esquível. Desde gran parte del recorrido, especialmente en el tramo sin grandes árboles fuera de la ciudad, es posible ver en una cima en los Montes de Vitoria el viejo castillo de Esquível, que aunque se encuentra en estado ruinoso vigila esta parte de la Llanada. Varios colectivos, como la Federación Alavesa de Montaña, han denunciado su evidente estado de ruina y han pedido una solución tras la caída de una de las torres que tenía una bonita saetera. Este entorno fue escenario de escaramuzas durante la Guerra de la Independencia Española a principios del siglo XIX y también en 1875 durante la Segunda Guerra Carlista, donde fue roto el cerco carlista a Vitoria. El edificio es una antigua torre fusilera o de señales, conectada visualmente con otras torres alavesas, que formaron parte de la red de telegrafía óptica de la línea Madrid-Irún en el siglo XIX.

  • 10

El valioso Bosque de Armentia. Se trata de un extenso bosque natural de quejigo, situado entre el núcleo urbano y los Montes de Vitoria, principal sistema montañoso y uno de los espacios naturales más valiosos del municipio. Su localización convierte al Bosque de Armentia en un verdadero corredor biológico entre las áreas forestales de Montes de Vitoria, las áreas verdes periurbanas y el ecosistema urbano.

Los datos

La recaudación.
Se destinará íntegramente a los programas de Escuelas de Formación y Promoción de la Mujer de Cáritas en Álava.
Inscripciones.
Los tickets, a un precio de dos euros, pueden conseguirse en las oficinas de EL CORREO en la calle Aranzábal 9; en la tienda oficial del periódico de la calle Florida número 18, así como en el departamento de deportes de El Corte Inglés.
Patrocinadores.
Ayuntamiento de Vitoria, El Corte Inglés, la compañía EDP y la Agencia Vasca del Agua, URA. También colaboran con ella la Obra Social La Caixa, Frutas Uriarte, DYA, Coca Cola y el Club de Montaña Iturribero.
Salida.
El punto de partida será la plaza España, donde los participantes se encontrarán el domingo a las 10.00 horas en una primera toma de contacto, antes de salir, a las 10.30, hacia el bosque de Armentia.
Recorrido.
10 kilómetros, que se completarán en algo menos de tres horas. El paseo de Fray Francisco, Cervantes o la Avenida de San Prudencio serán alguno de los puntos por donde transcurrirá el recorrido.
Obsequio.
Todos los participantes recibirán un obsequio al presentar el ticket.

Fotos

Vídeos