Cadena de favores a golpe de click

'Audi Creativity Challenge'

Tres estudiantes de bachillerato crean WeLink, una aplicación que pone en contacto a personas que pueden prestar ayuda a quienes la necesiten

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

Cerca de cinco millones de personas mayores de 65 años viven solas en España. Más de 800.000 tienen 80 o más años. Muchos necesitan una atención más personalizada. Los datos sacados del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan que la vida en solitario crece. Luchar contra la soledad de los mayores es uno de los objetivos de WeLink.

Se trata de una red social que pone en contacto a personas que pueden prestar ayuda a quienes la necesiten. Problemas cotidianos que pueden resolverse a golpe de 'click'.

Los artífices de esta plataforma son Tzaitel Virgili, Ana Navarro y Gabriel Lettenström, alumnos de 17 años que cursan bachillerato del Col·legi Lestonnac de Tarragona, junto su profesor Joan Pelejà, que se han proclamado campeones de la competición de ideas 'Audi Creativity Challenge' y que recientemente han viajado a Silicon Valley para profundizar en el proyecto.

«Hemos visitado empresas como Twitter, Google, Netflix o Kiva, y nos reunimos con distintos expertos en ámbitos diferentes. Durante las tres semanas que estuvimos en el epicentro de la innovación, aprendimos muchísimo, tanto en el ámbito educativo o profesional en blockchain, programación o big data, que nos ha abierto las ganas de seguir investigando, como también en el ámbito personal, gracias a la mentalidad de la gente en Silicon Valley», cuentan durante una entrevista con este medio.

En cuanto al proyecto y sus inicios, los estudiantes explican que «en nuestras reuniones de equipo propusimos distintas soluciones a problemas que nos encontrábamos a nuestro alrededor. Sin embargo, ninguna nos convencía, ya que el público al que ayudaba era reducido en comparación a la población mundial. Por ello, después de horas de reflexión, de la evolución de un conjunto de ideas nació Welink, una plataforma que conecta personas con problemas cotidianos con otras dispuestas a ayudar como acto de voluntariado».

«Como equipo, vivimos momentos de inspiración y momentos en que parecía que no íbamos a conseguir encontrar respuesta al reto propuesto. Sin embargo, la amistad que nos unió consiguió remontar estas situaciones más amargas para llegar a nuestra propuesta final», explican.

Los jóvenes, que cuentan que no tenían una idea definitiva de lo que querían estudiar una vez terminado el bachillerato, aseguran que este viaje a EE UU «nos ha abierto nuevas opciones que han cambiado nuestra ruta de futuro». Gabriel se ha decidido por Ingeniería informática y ciencia de datos, mientras que Ana se interesa por la economía y la política; y Tzaitel quiere dirigirse hacia el mundo del emprendimiento estudiando sobre negocios y empresa.

El próximo 3 de octubre tendrán la oportunidad de contar su idea a posibles inversores y expertos en el ámbito del emprendimiento en un evento que se celebrará en Barcelona.