La marca que más vende en España

Google rompe con Huawei y dejará a sus móviles sin sus 'apps' ni las actualizaciones de Android

Google rompe con Huawei y dejará a sus móviles sin sus 'apps' ni las actualizaciones de Android

La medida responde a la inclusión de la empresa china en la «lista negra» de compañías que suponen una «amenaza para la seguridad nacional» de EE UU

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Ni acceso a aplicaciones tan populares como Gmail ni actualizaciones oficiales de Android, el sistema operativo para smartphones de Google, que ha suspendido los negocios con Huawei, segundo fabricantes de móviles a nivel mundial. La insólita decisión de la multinacional estadounidense es consecuencia de la inclusión de la empresa oriental el pasado jueves en la «lista negra» de compañías que suponen una «amenaza para la seguridad nacional» por parte de la Administración Trump. Este es el último capítulo de la guerra comercial por los aranceles que mantiene con China con consecuencias todavía imprevisibles y que comenzó con la detención en Canadá en diciembre de 2018 de Wanzhou Meng, la hija del fundador de Huawei, acusada de violar las sanciones de EE UU a Irán.

Noticias relacionadas

¿Pero qué supone para los clientes de Huawei, la marca de móviles que más vende en España, este 'apartheid' de Google? En primer lugar, sus móviles dejarán de recibir las actualizaciones oficiales de Android, ya que se suspenden aquellos negocios que requieran transferencias de hardware y software entre ambas multinacionales. Se quedarán con las versiones existentes en sus smartphones cuando los compraron sin el soporte oficial de la multinacional del buscador más utilizado.

Pero aún hay más. En un principio, Google había anunciado su intención de bloquear a los móviles de Huawei el acceso a su tienda oficial de aplicaciones, más conocida por Google Play Store, con todo lo que eso implica a la hora de acceder a los programas y juegos más utilizados. Y, por supuesto, tampoco podrían usar servicios tan populares como el cliente de correo electrónico Gmail, la agenda Calendar, el portal de vídeos Youtube, el navegador de internet Chrome o Maps, que guía a los usuarios hacia su destino paso a paso por GPS. Aplicaciones tan importantes que muchos de los clientes de Google no estarán dispuestos a vivir sin ellas.

Pero, en un comunicado posterior, Google ha aclarado que los smartphones existentes en el mercado seguirán disfrutando del acceso la Play Store y a las aplicaciones que se encuentren en la tienda o la capa de seguridad Play Protect, que protege a los usuarios de posibles virus ocultos en ella. Por lo tanto, el veto total se limitaría a los futuros terminales que lance la empresa china. Eso sí, todo parece indicar que los móviles existentes ya no recibirían las nuevas actualizaciones del sistema operativo y también es un misterio si podrán usar servicios como YouTube o Maps.

Horas después, Huawei respondía en un comunicado a Google recordando que ha contribuido considerablemente al desarrollo y crecimiento de Android alrededor del mundo: «Como partner clave, hemos trabajado conjuntamente con la plataforma de código abierto para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado tanto a la industria como a los usuarios». De hecho, la marca china fue una de las elegidas por la propia Google para acoger la beta de Q, la próxima versión de su sistema operativo para smartphones.

La compañía china también se compromete a seguir proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios postventa tanto a sus teléfonos como a sus tabletas: «Seguiremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible, para ofrecer la mejor experiencia a todos los usuarios del mundo». Sin embargo, no aclara que pasará con las próximas actualizaciones de Android que se vayan publicando a partir de ahora.

Alternativas

¿Qué puede hacer Huawei para no despedirse del negocio de la telefonía móvil? Hace unos meses, la marca china lanzó un aviso para navegantes al asegurar que estaba preparando su propia versión de Android sin la supervisión de Google. Al ser un sistema operativo de código abierto, es decir de libre acceso por parte de las empresas tecnológicas, podría actualizar sus móviles con esta versión propia. Una posibilidad que ya ha dejado caer en su respuesta a Google. Eso sí, a partir de ese momento, el tremendo coste económico que supone este tipo de soporte recaería exclusivamente sobre la marca china.

Lo bueno, es que podría seguir contando con las aplicaciones Android, ya que el nuevo sistema operativo sería compatible con ellas. En ese sentido, Huawei ya cuenta con su propia tienda de 'apps', la App Gallery creada hace ya un año, con lo que contaría ya con las más importantes excepto, claro está, las de Google. Pero claro, al ser la mayoría de ellas estadounidenses, habría que saber si también ellas deciden abandonarla creando un efecto dominó de consecuencias nefastas para la compañía china.

Por si fuera poco, el veto de Google también podría extenderse a móviles de otras marchas chinas como Xiaomi, que también goza de una gran aceptación en el mercado español, lo que pondría patas arriba el sector de la telefonía móvil y un respiro para otras compañías asiáticas como Samsung o Sony e incluso europeas como Nokia. El futuro dirá si esta drástica medida se mantiene en el tiempo o sólo hasta que China se pliegue a las exigencias comerciales de EE UU.

De momento, los principales fabricantes de procesadores, entre ellos Intel, Qualcomm, Xilinx Inc y Broadcom, han informado a sus empleados que dejarán de facilitar componentes a Huawei hasta nuevo aviso. Y según Reuters, un portavoz de Google ha detallado que la compañía está «cumpliendo con el pedido y revisando las implicaciones». Para Huawei, desde luego, no pueden ser peores.