https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png
Análisis

'Dreams' o cómo crear tu propio videojuego en PlayStation 4

Dreams /Media Molecule
Dreams / Media Molecule

La imaginación marca el límite en el nuevo desarrollo de Media Molecule

José Carlos Castillo
JOSÉ CARLOS CASTILLO

En poco más de una década, el estudio británico Media Molecule ha conseguido lo que pocos: dejar una huella imborrable en el ámbito del ocio electrónico. No sólo por la belleza plástica de sus desarrollos, también por espolear la creatividad de millones de usuarios alrededor del globo.

'Little Big Planet' nos convirtió en editores de nuestros propios juegos de plataformas, fórmula que se amplió a otros géneros con la la secuela de 2011, también para PlayStation 3. Dos años después recibimos 'Tearaway', aventura que exprimió las peculiaridades de PlayStation Vita con la papiroflexia como telón de fondo.

Tras adaptar aquel juego a la presente sobremesa de Sony, Media Molecule encaró su producción más ambiciosa hasta la fecha; un 'todo por el todo' con el que se juegan mucho (literalmente). Tanto así que 'Dreams' ha tardado seis años en alcanzar la fase de 'acceso anticipado', por la que se ofrecen los pilares del juego a precio reducido, con la promesa de expandirlo durante los próximos meses.

Desarrollar un videojuego es una tarea titánica, que requiere años formación en cuestiones de lo más técnico (programación, diseño de niveles, animación y modelado 3D...). Dicho de otro modo: crear es mucho menos divertido que jugar, aunque existen atajos. En este sentido, Dreams sigue la estela del malogrado 'Project Spark' para Xbox One y Windows 10, software que simplificaba las herramientas necesarias para concebir y poner a prueba títulos caseros. Mando, teclado, ratón e incluso Kinect (para animar personajes y grabar sus voces) mediaron en lo que resultó una bibloteca ingente de proyectos, algunos de lo más cuidado.

Dreams va un paso más allá en varios sentidos. Por un lado no se limita a los videojuegos propiamente dichos: los usuarios también pueden compartir ilustraciones, novelas interactivas o cortometrajes con la comunidad. Por otro y en consecuencia, la cantidad de utilidades a disposición resulta mucho mayor que en la referencia de Microsoft. Dominarlas implica mucha práctica, para lo que se han incluido diez horas de tutoriales interactivos. Éstos comprenden todos los aspectos necesarios para diseñar algo más que un 'monigote' capaz de saltar en un escenario diáfano; más bien un nivel de competencia cuasi profesional Claro está, influyen las ganas, la inventiva y unas nociones mínimas sobre mecánicas, interiorizadas durante décadas por cualquier jugón que se precie.

Este segmento del juego ('Taller de sueños') comienza por aconstumbrarnos al giroscopio del DualShock 4, con el que manejamos un puntero maestro. Combinándolo con los botones podremos redimensionar, voltear, colocar y ajustar infinidad de objetos y parámetros, constituyendo el modelado y animaciones de nuestro protagonista las verdaderas pruebas de fuego. Para haceros una idea de lo minucioso del proceso, Media Molecule permite concretar aspectos como la velocidad caminando y a la carrera, la altura en salto, la gravedad, el control en el aire, el ángulo de pendiente transitable, las poses y animaciones procedurales, el volumen de cada efecto de sonido... hasta fijar etiquetas de colisión y determinar el comportamiento del avatar ante personajes no controlables.

Todo lo anterior también puede manejarse con los mandos PlayStation Move, cruciales en la futura modalidad para PlayStation VR. Sea como fuere, acostumbrarse al control requiere de bastantes horas (sobre todo en lo que respecta a la cámara). Hablamos de un título al que acercarse dispuestos; sin prisas y con la mente abierta. De lo contrario renegaremos a la mínima de cambio, tan sólo habiendo rascado la superficie del 'sueñoverso'.

Junto al editor y los tutoriales, la modalidad 'Conformando sueños' permite así mismo 'Explorar' las creaciones de otros usuarios, pudiendo modificarlas al instante o hacer uso de los ítems o personajes inherentes para incluirlos en nuestros juegos (almacenados en el apartado 'Mis creaciones'). Una opción ideal para quienes no busquen complicarse la vida, que a la postre ahorra muchas horas de trabajo.

La otra piedra angular de Dreams es 'Explorando sueños', seguramente el punto en que reparen mayor número de usuarios. Aquí se listan todos y cada uno de los juegos creados bien por Media Molecule (a modo de ejemplo), bien por la comunidad. Hablamos de 2 millones de juegos, experiencias narrativas o bosquejos, que también podemos reutilizar a placer. Sus cartas de presentación incluyen una breve descripción del proyecto, imágenes tomadas en el modo foto, comentarios, un historial de actividad (cantidad de votos positivos otorgados), el listado de versiones publicadas, una genealogía con variantes de terceros y el acceso directo a juegos de temática similar.

Con todo, la interfaz a modo de carrusel dificulta encontrar creaciones más allá de las más recientes, votadas o recomendadas acorde a nuestras preferencias. Sí, se ha implementado un sistema de etiquetas y categorías, pero da la sensación de que tan sólo vislumbramos la punta del iceberg en términos de contenido. Otro esqueje con potencial es la 'Jam de la comunidad', esto es, competiciones de desarrollo en las que Media Molecule ofrece un tema y un plazo de participación (como creadores o jugadores), determinándose un ganador.

La versión preliminar de Dreams se completa con el 'Editor de espacio principal', algo así como un área de inicio encomendada a la práctica, que decorar a nuestro gusto. Si podremos visitar las de otros usuarios e interactuar con ellos es un misterio, aunque sería buena idea. Existe más certeza sobre el modo campaña para un jugador, que albergará tres historias de estética y género diferenciado. Las primeras imágenes hablan de juegos propiamente dichos, que terminarán de convencernos de las posibilidades del editor.

A nivel técnico, desde luego, hablamos de un engine fluido y sin aristas, incluido el modelo estándar de PlayStation 4. Cierto que todos los juegos creados en Dreams comparten impronta; maneras en lo visual y el manejo que denotan su procedencia, pero se nos olvida en cuanto damos con desarrollos tan divertidos como los incluidos por el estudio de Guildford.

Nuestra valoración

Desde su presentación, 'Dreams' se convirtió en una de las exclusivas más impredecibles de PlayStation 4; un perro verde cuyo dilatado desarrollo despertó rumores de cancelación.

Este 'early access' revela por fin su verdadera naturaleza: un programa para la creación de juegos, experiencias narrativas e ilustraciones que satisfará a los más creativos del lugar. También a los curiosos, quienes pasarán meses explorando las millones de creaciones articuladas por la comunidad.

Huelgue decir que su editor, aunque accesible, requiere paciencia y dedicación. No es un título para todo el mundo. No al menos sin la campaña y extras que se añadirán en los próximos meses.