Los sobres que lastran el Año Nuevo Chino

Una joven china muestra una docena de 'hongbao', en los que es costumbre meter dinero a modo de aguinaldo para los familiares./Z. ALDAMA
Una joven china muestra una docena de 'hongbao', en los que es costumbre meter dinero a modo de aguinaldo para los familiares. / Z. ALDAMA

La tradición del 'hongbao', equiparable al clásico aguinaldo, supone una carga económica tan grande que hay quienes prefieren no festejar este acontecimiento

Zigor Aldama
ZIGOR ALDAMA

Estos días, las bulliciosas calles de las grandes megalópolis de China parecen un desierto. Apenas hay gente allí donde antes solo se podía caminar dando codazos, e incluso es posible encontrar asiento en el metro en hora punta. Más difícil es avituallarse porque, en un país que no cierra los domingos, ahora muchos comercios bajan la persiana. Algunos incluso durante un mes entero.

La razón de este brusco cambio hay que buscarla en las estaciones de tren, los aeropuertos y las carreteras. Los chinos protagonizan la mayor migración temporal del planeta con motivo del Año Nuevo Lunar, que se celebra hoy: en el período del 'chunyun' –entre el 21 de enero y el 1 de marzo–, se espera que realicen más de 3.000 millones de viajes. La mayoría se harán por carretera, pero los ferrocarriles transportarán a unos 413 millones de pasajeros.

La mayoría sigue la tradición y regresa a sus hogares de origen para reunirse con la familia. Es una celebración similar a la Nochebuena. Y, como en Navidad, es preceptivo ofrecer el clásico aguinaldo: o sea, dinero en un sobre rojo llamado 'hongbao'. Por regla general, los más mayores se lo dan a los jóvenes, pero el hecho de que muchos de ellos ganen más que sus padres y abuelos hace que la relación inversa también gane adeptos. Según una encuesta reciente, el 70% ya lo hace.

«Cada vez más jóvenes sentimos que el Año Nuevo Chino es un incordio y preferimos aprovechar las vacaciones para viajar al extranjero»

No es calderilla lo que dan. El 41% de los chinos afirma que los sobres rojos suponen más de un mes de sueldo neto, mientras que un 2% se deja más de seis meses de ingresos. Un 10% incluso tiene que pedir prestado para hacer frente a los gastos del Año Nuevo, que incluyen opíparas comidas, litros de licor caro y cartones de cigarrillos a cascoporro. Así, un 37% de los encuestados estima que gastará más de 10.000 yuanes (1.300 euros).

La aplicación de finanzas para móvil 'Wacai' ha hecho un mapa con la media que los habitantes de las diferentes provincias ofrecen en cada sobre. Los más generosos, en Fujian, introducen nada menos que 3.500 yuanes (454 euros), mientras que los más tacaños, curiosamente en la adinerada provincia de Guangdong, apenas llenan los sobres con un billete de 50 (6,5 euros). Para evitar la ruina, muchos jóvenes deciden dar la espalda a estas fiestas.

Jingjing pertenece a ese grupo y ahora se encuentra en Barcelona. Esta joven que acaricia la treintena trabaja en Shanghái, pero es originaria de Henan. Solía volver a casa por Año Nuevo, pero esta vez ha decidido dedicarse a sí misma el presupuesto de los 'hongbao'. «Estoy en ese momento en el que tengo que dar sobres a los niños y a los mayores, porque ganan mucho menos. Es mucha presión que se suma a la tabarra que me dan todos para que me case y tenga hijos. Cada vez más jóvenes sentimos que el Año Nuevo Chino es un incordio y preferimos aprovechar las pocas vacaciones que tenemos para viajar al extranjero», cuenta a este periódico.

Quizá eso explique por qué los vuelos internacionales van llenos estos días. Pero en el siglo XXI es difícil escapar de la tradición del 'hongbao', porque cada vez son más los que utilizan aplicaciones de pagos electrónicos para enviarlo. «Lo bueno es que eso reduce el número de sobres que damos al círculo más cercano, mientras que si volvemos a casa tenemos que ofrecer dinero a cualquiera que demuestre cierto parentesco. Es por no 'perder la cara'. Yo ya estoy harta. Visitaré a mis padres y abuelos cuando pueda», sentencia Jingjing.