La sentencia de La Manada «protege el derecho de las mujeres»

La sentencia de La Manada «protege el derecho de las mujeres»

Las organizaciones feministas destacan su satisfacción porque el Supremo subsana «un fallo inexplicable» de la Audiencia de Navarra y «pone el foco en el agresor»

AGENCIAS

La sentencia del Tribunal Supremo que condena a 15 años de prisión a los miembros de La Manada ha sido ensalzada como una protección de los derechos de las mujeres. Políticos y colectivos feministas han coincidido en que el fallo es una «buena noticia» porque «por fin» se llama «a las cosas por su nombre», al calificar los hechos como una violación.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha ensalzado la sentencia del Tribunal Supremo contra los cinco miembros de La Manada y ha asegurado en Twitter «solo sí es sí. España sigue avanzando en la protección de los derechos y libertades de las mujeres, y no se va a detener. Porque la creímos, porque os creemos. Porque os queremos vivas, libres, sin miedo».

Asimismo, el Gobierno de Navarra, que ha estado personado en la causa contra los cinco violadores, también ha mostrado en un comunicado su «satisfacción» ante el fallo del Supremo que «confirma la calificación de agresión que desde el inicio y a lo largo de todo el proceso ha defendido el Ejecutivo foral al entender que existía un delito continuado de violencia, tal y como señala hoy el fallo del Tribunal Supremo». También ha recordado que se personó en las actuaciones «en defensa y protección de la víctima», a quien reitera su «apoyo y solidaridad».

Por su parte, quienes han celebrado la sentencia del Supremo han sido las organizaciones feministas. «Por fin hoy se hace justicia y se llama a las cosas por su hombre. Era una violación de cinco hombres contra una mujer, no podía ser otra cosa», ha señalado en declaraciones a Europa Press la directora de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, Ana María Pérez del Campo. En este sentido ha puntualizado que ha celebrado, precisando que la satisfacción «nunca es por la condena de un delito» sino que se debe «a la justicia hacia la víctima».

Pérez del Campo ha lamentado el «bochorno» que la justicia ha hecho pasar a la víctima durante estos años aunque, en cualquier caso, ha defendido que el Supremo al final «ha cumplido», aunque le ha pedido que «no se deje nunca influenciar por el sexismo». «No es no, pero hay muchas formas de decirlo», ha remarcado.

Fallo «ejemplarizante»

Desde la Federación de Mujeres Progresistas, su presidenta, Yolanda Besteiro, ha dicho que esta sentencia del Supremo era «ejemplarizante» por toda la repercusión social que ha tenido y, aunque podía haberlo sido «para mal», finalmente lo ha sido «para bien». «Ha venido a subsanar un fallo inexplicable de la Audiencia de Navarra, que no veía intimidación donde la había y responsabilizaba a la víctima», ha manifestado. Según ha dicho, frente una decisión judicial «errónea», ahora el Supremo «pone el foco en el agresor» y «acaba con la sensación de impunidad» que había sobre los que cometían este tipo de agresiones sexuales. «Es un buen mensaje», ha incidido.

La jurista y directora de Fundación Mujeres, Marisa Soleto, también ha valorado positivamente el fallo, aunque recordando que todavía se desconoce la sentencia entera y los argumentos. «Lo que sí es de agradecer es que el Poder Judicial haya hecho una sentencia de la que, al parecer, no nos vamos a tener que avergonzar», ha remarcado.

Desde Women's Link Worldwide, su presidenta Viviana Waisman, también cree que esta sentencia «sienta un importante precedente». «Manda un mensaje muy claro de que los jueces deben aplicar la ley sin estereotipos de género y que el sistema se debe centrar en investigar a los acusados del delito, no en cuestionar la credibilidad de las víctimas de violencia sexual», ha incidido.

Protección de la libertad sexual

En esta misma línea se ha pronunciado la presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, María Ángeles Jaime de Pablo, quien sostiene que es «una magnífica noticia la incorporación de la perspectiva de género» de la sentencia. «El Tribunal Supremo impulsa esa interpretación con perspectiva de género y, por fin, 30 años después de la reforma legal del Código Penal, ya tenemos clarísimo que lo que tratamos de proteger no es la honestidad, que era un valor patriarcal, sino la libertad sexual y que no hacemos distinción entre las victimas en función de su comportamiento previo», ha subrayado en declaraciones a Europa Press.

Para ella, en el caso de La Manada «por primera vez el foco ha dejado de estar en la víctima» para ponerse en el agresor. Además, ha agradecido la «exigente labor» de las acusaciones populares y particulares y especialmente de la Fiscalía« en el proceso, institución desde la que, a su juicio, se ha hecho »un gran trabajo en defensa del derecho de la víctima a no ser agredida«.

Por su parte, la fiscal de sala delegada contra la violencia sobre la mujer de la Fiscalía General del Estado, Pilar Martín Nájera, ha expresado a Europa Press su «satisfacción», teniendo en cuenta que la postura la Fiscalía «desde el primer momento» ha sido defender que los hechos probados de la sentencia de la Audiencia de Navarra «describen la intimidación que requiere la agresión sexual».

«Lo que quería la sociedad»

Sin embargo, no está de acuerdo con el fallo el abogado defensor de los miembros de La Manada, Agustín Martínez Becerra, que ha explicado que la sentencia guarda relación con «lo que toda la sociedad quería». En declaraciones a Europa Press, el letrado ha dicho que considera que no median «argumentos» suficientes para adoptar una decisión como la tomada por el Supremo.

Así, el letrado ha conectado esta sentencia con el escenario de que «el Estado, el país, querían que les condenaran» por un delito de agresión sexual. «Es lo que toda la sociedad quería, que se haya hecho justicia, eso es otra cosa», ha aseverado el defensor de La Manada, quien ha avisado de que el Supremo «ha querido» pronunciarse de una modo en el que no lo habían hecho ni la Audiencia de Navarra ni el Tribunal Superior de Justicia de Navarra a la hora de abordar los hechos en cuestión.