Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Vida caída del cielo

Personal médico de Unicef se hace cargo de la vacunación./UNICEF
Personal médico de Unicef se hace cargo de la vacunación. / UNICEF

Unicef hace historia al entregar vacunas en una isla inaccesible con ayuda de drones. «Es un enorme avance para la salud»

SUSANA ZAMORA

El mismo día en que el aeropuerto londinense de Gatwick vio comprometida su seguridad y tuvo que cancelar gran parte de sus vuelos por la irrupción de drones en sus pistas, otro ingenio de similares características hacía historia a 16.000 kilómetros del Viejo Continente. Una misma moneda que aquel 19 de diciembre ofreció dos caras bien distintas. Porque allí, en mitad del océano, en una isla paradisiaca de imposible acceso y belleza hiperbólica del Pacífico Sur, caía del cielo una vacuna para la pequeña Joy Nowai procedente de un dron comercial.

 

Fotos