La ministra de Turismo pone de ejemplo el modelo vasco porque «integra lo distinto»

La consejera de Turismo, Sonia Pérez; el lehendakari, Iñigo Urkullu; la ministra Reyes Maroto; y el delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza. /EFE
La consejera de Turismo, Sonia Pérez; el lehendakari, Iñigo Urkullu; la ministra Reyes Maroto; y el delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza. / EFE

Reyes Maroto aboga en Bilbao por «dejar de medir el éxito exclusivamente por el aumento» de visitantes

XABIER GARMENDIA

El modelo turístico vasco es una referencia para el resto del territorio nacional. Y no lo dice cualquiera, sino la máxima responsable política del sector. La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, se ha desecho en halagos a la «singular» fórmula de Euskadi. «Es un territorio y una sociedad plural donde lo distinto se integra. Los elementos singulares como la cultura y el euskera conviven en armonía con elementos universales facilitando la acogida de los visitantes», ha destacado la mandataria durante la inauguración de unas jornadas sobre la competitividad turística en el palacio Euskalduna de Bilbao.

Maroto ha hecho referencia a los últimos reconocimientos que los agentes turísticos han otorgado al modelo vasco; por ejemplo, la asociación Exceltur elevó a Euskadi a la primera plaza de la clasificación de las comunidades autonómicas más competitivas. «Mide la capacidad para consolidar el posicionamiento turístico diferencial y sostenido en el tiempo. Habéis hecho un buen trabajo con importantes elementos tractores como la gastronomía», ha incidido la ministra. De igual manera, ha valorado el esfuerzo por «la puesta en valor» del turismo industrial mediante la protección del patrimonio.

En cualquier caso, la integrante del Ejecutivo de Pedro Sánchez ha advertido del riesgo de ser «complacientes» y ha abogado por «adaptarse a las tendencias» cambiantes del sector. Concretamente, ha querido poner el foco en la sostenibilidad, que abarca la vertiente económica, la social y la medioambiental. «Es hora de dejar de medir el éxito exclusivamente por el aumento en el número de turistas. Hay que partir de la idea de que sin sostenibilidad, no habrá turismo en el futuro», ha asegurado. Problemas como la pérdida de identidad, la saturación de visitantes, la contaminación ambiental y la distribución desigual de los beneficios serán algunos de los retos que se están discutiendo en la elaboración de la estrategia para 2030.

En su turno, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha querido incidir en esa visión global del modelo turístico con «una estrategia acorde a nuestro modelo de desarrollo humano sostenible». El año pasado Euskadi recibió casi 3,7 millones de visitantes y el sector ya supone el 6,1% del Producto Interior Bruto (PIB) con cerca de 100.000 empleos, en torno al 10% del total. Según el mandatario jeltzale, los retos pasan ahora por «fortalecer la profesionalización, la formación, la innovación y la actualización tecnológica». Por último, la consejera del ramo, Sonia Pérez, ha subrayado que la senda de la sostenibilidad «pasa obligatoriamente por la responsabilidad».