Los funcionarios vascos tendrán 18 semanas de permiso de paternidad a partir del 1 de septiembre

Los funcionarios vascos tendrán 18 semanas de permiso de paternidad a partir del 1 de septiembre

El Ejecutivo aplicará la medida, que afecta a 70.000 empleados, pese al rechazo de ELA, LAB y CC OO, que critican las formas utilizadas, mientras UGT la respalda

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Euskadi será la primera comunidad donde se equiparan legalmente los permisos de maternidad y paternidad en España. Especialmente entre los 70.000 funcionarios de la Administración pública vasca, donde ambos sexos dispondrán de 18 semanas retribuidos al 100% para cuidar de sus recién nacidos a partir del 1 de septiembre. Aunque ya se conocía la propuesta desde hace dos meses, el Gobierno vasco la hizo oficial este miércoles en la mesa general de negociación de la función pública, donde están representados unos sindicatos que en su mayoría rechazaron la medida. Sólo la ha apoyado UGT, mientras ELA, LAB –que incluso se levantó de la mesa y abandonó la reunión–, y CC OO censuraron tanto las formas empleadas para su aprobación por parte del Ejecutivo como, a su juicio, la propia insuficiencia de su alcance. Entre otras cosas porque de momento disfrutarán de más tiempo que el resto de padres vascos empleados en el sector privado, que también mejorará en otoño, pero hasta las 16 semanas, 14 días menos.

Para los funcionarios serán cuatro meses y medio retribuidos al 100% e «intransferibles», de los que ya disfrutan las mujeres y que ahora se extienden a los dos progenitores, «independientemente del sexo» o motivo: «nacimiento, adopción, acogimiento familiar o subrogación». Incluye a todos los trabajadores del Gobierno autonómico, desde las plantillas de su Administración general a las de Educación, Osakidetza, Ertzaintza y Justicia. El viceconsejero de Función Pública, Andrés Zearreta, remarcó que la medida exigirá un gasto añadido de 6,5 millones de euros al año.

El gabinete de Iñigo Urkullu ya ha empezado a preparar el documento que se debe aprobar en Consejo de Gobierno para que las 18 semanas de permiso entren efectivamente en vigor. En un principio –según el propio proyecto vasco de Ley de Empleo Público aprobado el pasado enero–, la baja por paternidad se limitaba a 16 semanas. Sin embargo, tras entrar en vigor a nivel nacional un decreto del Consejo de Ministros que aumentaba de cinco a ocho las semanas de permiso entre el colectivo masculino –y encima, elevaba progresivamente su número hasta 16 en 2021–, el Ejecutivo autónomo decidía dar un paso adelante e incrementar en 14 días el permiso a los funcionarios y generalizar las 16 semanas entre el resto de trabajadores vascos desde este mismo otoño, incluidos los primerizos, cuando en principio su ampliación también iba a ser paulatina hasta 2022. Eso sí, para que esta otra medida entre en vigor todavía no hay un día concreto. El Gobierno vasco trabaja en la redacción de un decreto que lo oficialice. El objetivo es «dar un salto cualitativo en materia de igualdad plena y contribuir así a corregir el desequilibrio que supone el reparto desigual de tareas de cuidado de hijos entre ambos sexos».

«Usarnos como propaganda»

Mientras, el Ejecutivo había esperado hasta ayer para hacer pública la fecha de entrada en vigor de los permisos de paternidad para el funcionariado porque confiaba en lograr el apoyo sindical. Sin embargo, solo logró el de UGT. De hecho, LAB incluso se levantó de la mesa de negociación al considerar que la decisión «ya estaba tomada». «El Gobierno solo pretende utilizar este órgano como elemento de propaganda», criticó. Además, la central aseguró que la medida «se queda corta y evidencia falta de compromiso y responsabilidad» en materia de igualdad. A su juicio, los permisos por nacimientos para todos deberían ampliarse a los 24 meses, y «es necesario activar un nuevo sistema para los nuevos modelos de familia que tenga en cuenta sus necesidades».

CC OO, por su parte, también calificó de «exclusivamente populista» el anuncio. Y para ELA, a pesar de reconocer que es «un paso en el impulso de la corresponsabilidad de los cuidados, se queda corto si no se adoptan otras medidas». «En algunos sectores el derecho al disfrute de algunas licencias y permisos no es posible por la escasez de las plantillas y la falta de sustituciones», censuró el sindicato tras recordar que uno de cada tres trabajadores «es temporal».